Albania vota el domingo en una situación política tensa y violenta

Agencia EFE
·4  min de lectura

Tirana, 24 abr (EFE).- Los albaneses eligen este domingo su nuevo Parlamento en medio de un clima político muy polarizado en el que las tensiones y las acusaciones de compraventa de votos han dejado ya un muerto.

Como favorito parte el primer ministro, Edi Rama, que si gana llevará al Partido Socialista (PS) a su tercer mandato consecutivo y se enfrenta al líder del conservador Partido Democrático (PD), Lulzim Basha, quien quiere devolver a la formación su antiguo brillo.

La crispación entre ambos partidos ha aumentado con el acercamiento de la jornada electoral y durante toda la campaña han destacado las acusaciones entre los líderes de intentar hacerse con el poder mediante asesinatos, agresiones, amenazas y compraventa de votos.

El último suceso violento provocado por la histórica rivalidad entre el PS y PD dejó una muerte y cuatro heridos el pasado miércoles en la ciudad de Elbasan, en el centro del país, una zona complicada, en pleno corredor de la droga y foco del crimen organizado.

Según el PD, la víctima era un militante socialista que estaba comprando votos, algo que el PS negó, al tiempo que acusó a los líderes de la oposición de intentar aterrorizar a la población a través de los "grupos armados paramilitares" que ha creado para, en teoría, defender la libertad de voto.

Xhelal Mziu, uno de los candidatos a diputado del PD, aseguró frente a sus simpatizantes que estos grupos, llamados "Estructuras de Protección del Voto", responden a la llamada de cualquier ciudadano que aviste actividades sospechosas de compraventa de votos y que castigarán a quien lo haga "igual que al de Elbasan".

Las tensiones entre las dos fuerzas políticas vienen de largo, especialmente desde 2019, cuando la oposición boicoteó el Parlamento y los comicios locales y organizó protestas violentas con el objetivo de derrocar a Rama, al que acusaron de fraude electoral, corrupción y vinculación con el crimen organizado.

Al ambiente ya cargado ha contribuido la dura retórica del presidente de Albania, Ilir Meta, contra el primer ministro, al que acusa de usurpar el poder y al que ha llamado "loco", "egoísta", "infiel", "conejo" e "impostor" entre otros calificativos.

Meta asegura que Rama no tiene ninguna posibilidad de un tercer mandato sin manipular los resultados y ha llamado al pueblo a "afilar las hachas y horcas para defender el voto". Además, ha asegurado que no le encargara que forme Gobierno aunque saque los suficientes escaños (71) y a pesar de ser su deber constitucional como presidente, sino que dimitirá y se echará a las calles.

Por su parte, Rama ha asegurado que Meta no puede hablar sobre compra de votos porque él "creó esta institución y la ha convertido en un arte". Según el candidato socialista, Meta y el ex primer ministro Sali Berisha son los verdaderos líderes del PD, y les acusa de estar dispuestos a quemar el país por sus ansías de poder.

La celebración de elecciones libres, en conformidad con los estándares internacionales, es una de las condiciones para que Albania pueda ingresar en la Unión Europea (UE), junto a la reforma del sistema judicial y la lucha contra la corrupción y el crimen organizado.

Bruselas decidió el año pasado abrir las negociaciones de adhesión con Albania y Macedonia del Norte pero aún no ha dado fecha para su comienzo.

En la joven democracia de Albania, miembro de la OTAN, todas las elecciones hasta ahora han estado marcadas por irregularidades y acusaciones de fraude por parte del partido perdedor, que no suele reconocer el resultado electoral.

Además, en esta ocasión la campaña ha estado condicionada por el coronavirus, con menos manifestaciones y un mayor seguimiento de las redes sociales y los medios.

Aún así, la oposición ha organizado grandes mítines en los que faltaron las mascarillas y la distancia física, transformándose en posibles focos de contagio.

Con pocos casos y una rápida vacunación de la población -casi 400.000 de sus 2,8 millones de habitantes llevan ya una dosis-, Albania está al frente de la lucha contra el coronavirus en los Balcanes tras Serbia.

Precisamente por la pandemia, a 24.000 personas contagiadas de covid-19 se les ha negado el derecho a voto, junto a aquellos que viajen desde Grecia y Macedonia del Norte, que tienen que guardar cuarentena. A pesar de esta reducción temporal de sus derechos, esta decisión ha provocado poco interés en Albania por todo el revuelo que han generado las acusaciones entre los líderes políticos y el tiroteo de Elbasan.

(c) Agencia EFE