Albania espera resultados de legislativas, la oposición clama victoria

Briseida MEMA, Emmy VARLEY
·3  min de lectura

La oposición aseguró este domingo haber ganado las elecciones legislativas en Albania, esenciales para sus sueños de entrar en la Unión Europea, pero el primer ministro saliente lo consideró prematuro.

Según la Comisión Electoral Central (CEC), la publicación de los resultados de estos comicios, salpicados de insultos, acusaciones de corrupción e incidentes violentos, podría tardar dos días.

Occidente siguió de cerca estas elecciones que enfrentaron a Edi Rama, el jefe de gobierno socialista, contra una oposición heterogénea y decidida a derrotarlo encabezada por el líder del Partido Demócrata (centro-derecha), Lulzim Basha.

"La victoria es clara", declaró el jurista de 46 años bajo los aplausos de sus seguidores. "Gracias a todos los ciudadanos que han elegido el cambio", añadió.

Las pocas encuestas a pie de urna dieron resultados contradictorios.

Edi Rama estima que hay que esperar: "Las suposiciones, los sondeos, las encuestas a boca de urna (...) forman parte de las predicciones previas al partido. El resultado del partido está en las urnas".

Desde el fin del comunismo en el país más pobre de los Balcanes a principios de los años 1990, los resultados de las elecciones siempre han sido puestos en tela de juicio por los perdedores con acusaciones de fraude.

Albania, golpeada por un terremoto devastador a finales de 2019, sufre duramente el costo económico y sanitario de la pandemia de coronavirus que ha causado casi 2.400 muertos.

- "Los jóvenes deben quedarse"-

Muchos quieren mejores condiciones de vida en un país donde el salario medio es de 420 euros (507 dólares). Los jóvenes emigran masivamente a Italia, Alemania o Estados Unidos.

"Los jóvenes no deben irse, deben quedarse, debe haber oportunidades de empleo", afirma Berti Jusufaj, un votante de 50 años.

En su enfrentamiento con los socialistas, los demócratas recibieron el respaldo del Movimiento Socialista por la Integración (MSI) fundado por el presidente Ilir Meta, un adversario de Edi Rama.

El MSI presentó su propia lista para captar al mayor número posible de votantes descontentos con el primer ministro.

Bruselas ha dado el visto bueno al inicio de negociaciones para la adhesión del país aunque sin fecha, y todos prometen realizar los cambios necesarios, empezando por la reforma del sistema judicial y la lucha contra el crimen organizado.

Edi Rama cree que el único programa político de sus adversarios es derrotarlo pero promete retirarse si no consigue la mayoría parlamentaria.

Él ha pedido más tiempo para "sacar definitivamente a Albania del túnel", acabar los proyectos de infraestructuras que se han visto paralizados por la pandemia y seguir reconstruyendo las miles de viviendas devastadas por el terremoto.

Este pintor de 56 años apuesta por una campaña de vacunación masiva para que a finales de mayo medio millón de albaneses estén inmunizados y reactivar la industria turística.

- "Horcas" -

La oposición promete por su parte reactivar la economía apoyando a las pequeñas empresas y le acusa de todos los males.

Edi Rama "manipuló los resultados de las elecciones anteriores, se apropió de la economía con un puñado de personas, controla todos los poderes y obstaculiza las perspectivas europeas de Albania", afirma Lulzim Basha.

El primer ministro saliente lo niega y acusa a sus opositores de tener miedo a la reforma judicial en curso.

La vida política albanesa suele estar marcada por los excesos verbales y la retórica incendiaria.

La jornada electoral sin embargo "se desarrolló con calma", dijo Ilirjan Celibashi, presidente de la Comisión Electoral Central (CEC), quien elogió la "integridad" del proceso y exhortó a la ciudadanía a mantener la misma calma durante el escrutinio.

La campaña fue muy tensa y en los últimos días hubo que lamentar la muerte de un militante socialista, en un tiroteo con partidarios de los demócratas.

Estados Unidos y la Unión Europea pidieron una investigación rápida.

Si los socialistas manipulan los votos, "las horquillas estarán ahí", advirtió el presidente Meta, lo que le valió una reprimenda de Washington.

"Que alguien diga que los ciudadanos tomarán las horquillas el 25 de abril es inaceptable", afirmó en Twitter la embajadora de Estados Unidos en Tirana, Yuri Kim. "Aquellos que inciten a la violencia serán considerados responsables de sus palabras y actos".

bme-ev/roc/erl/rsr