Alarma en Uruguay: Lacalle Pou anunció nuevas medidas y apeló a “la conducta de la gente”

Nelson Fernández
·4  min de lectura
Una persona se somete a una prueba de PCR para Covid-19 en una instalación de pruebas frente al Congreso de Uruguay en Montevideo el 18 de diciembre de 2020, en medio de la pandemia del nuevo coronavirus
Una persona se somete a una prueba de PCR para Covid-19 en una instalación de pruebas frente al Congreso de Uruguay en Montevideo el 18 de diciembre de 2020, en medio de la pandemia del nuevo coronavirus

MONTEVIDEO.- En medio de la alarma por el avance del coronavirus, el gobierno de Uruguay decidió mantener clases presenciales en la enseñanza, pero sin obligatoriedad de asistencia y sujeto a lo que se disponga en cada ciudad, y exhortar a universidades a que la obligación de clases presenciales quede restringida a tareas de laboratorio, así como suspender todos los deportes amateurs y cierre de gimnasios hasta el 4 de abril. Eso, pese al repunte del Covid-19 de los últimos días.

“Nunca va a ser del gobierno pasarle la pelota a la gente, pero obvio que debe haber concordancia entre la situación del país y la conducta de la gente”, dijo el presidente Lacalle Pou al referirse a la importancia del comportamiento de las personas.

Para los espectáculos públicos, también siguen habilitados, pero con aforo de 30% y ahora con tope de 400 personas.

”Las medidas que impulsamos, si no se mantiene la burbuja, si hacemos fiesta clandestina, si hacemos asados de a 20, no hay medidas que resistan la falta de cuidados”, advirtió. “Ya todos sabemos lo que podemos hacer. Y cada uno mueve sus propias perillas [...] La responsabilidad es nuestra y la asumimos. Pero no es solo lo que prohibimos y desaconsejamos. Es lo que no hay que hacer. Ya todos sabemos lo que está bien y lo que está mal, lo que ayuda y lo que no ayuda”, añadió Lacalle Pou.

El presidente hizo el anuncio tras una sesión de más de cuatro horas del Consejo de Ministros, y luego de recibir los informes del comité de científicos que asesora al gobierno

No hubo anuncio de un nuevo cierre de fronteras ni medidas duras para reducir la movilidad, lo que estaba en las expectativas de opinión pública debido al fuerte incremento de contagios de Covid-19.

Además, el Parlamento se reunirá de urgencia esta semana para aprobar una ley de prórroga de restricción al derecho de reunión, y otra para asistir a las pequeñas y medianas empresas con exoneraciones tributarias.

Este martes se realizaron 9835 análisis y se detectaron 916 nuevos casos de coronavirus. En las últimas dos semanas, las peores desde que estalló la pandemia, hubo un promedio diario de 9119 testeos que dieron 1073 casos nuevos en cada día.

Mientras se aguardaba la sesión de Consejo de Ministros, Uruguay recibió la partida de 1.558.000 dosis de la vacuna de Sinovac, que con las que habían llegado hace dos semanas completan el paquete de 1.750.000 compradas a China.

Joe Biden, frente a la peor crisis migratoria en EE.UU. de los últimos 20 años

Este miércoles arriba la segunda partida de la vacuna de Pfizer, con 50.310 dosis que está destinada al personal de la salud. El total comprado de este laboratorio es de poco más de dos millones de dosis. Además, ya hay acuerdo para la llegada de las 148.000 dosis de las vacunas de AstraZeneca-Oxford, compradas a través del fondo Covax.

El martes Uruguay superó las 200.000 personas vacunadas y ya están asignadas vacunas hasta la próxima semana.

Antes de la sesión del Poder Ejecutivo en pleno, el presidente había mantenido una reunión con los coordinadores del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH), los médicos Rafael Radi y Henry Cohen y el matemático Fernando Paganini, quienes ganaron prestigio en la pandemia, con elogios de todos los sectores a su actuación en análisis y recomendaciones.

El GACH advirtió que Uruguay ha caído en una fase de “transmisión comunitaria intensa” de Covid-19 y que la situación epidemiológica está en un “escenario TC3 no controlado” en tránsito “hacia (fase) TC4”, que es el nivel más alto de contagio.

Para los científicos que trabajan en esa área, es “esencial tomar un conjunto de medidas que apunten a la disminución sustancial del número y duración de los contactos entre las personas”, lo que fue determinante para las medidas del gobierno nacional.

Tapabocas y distanciamiento

Dado que se ha visto cierto afloje de cuidados en parte de la sociedad, por confianza en la vacunación, el Comité Científico advirtió que “es esencial mantener por varios meses más” la utilización de tapabocas, el distanciamiento físico sostenido, y la higiene de manos. Eso, como medidas “no farmacológicas”, así como también “disminuir muy significativamente contactos, interacciones”, y manejarse con criterio de “burbujas sociales, pequeñas y sin mezclar, evitar reuniones con no convivientes, y asistir a eventos sociales”.

La declaración de GACH pone énfasis en la necesidad de “alentar a la vacunación masiva a toda la población elegible y en los mejores tiempos posibles”. En algunos grupos, por ejemplo docentes y trabajadores de educación, ha habido resistencia a vacunarse.

Para los científicos, la capacidad de respuesta del sistema de salud es aceptable, pero advierte que pero “puede rápidamente derivar” de “moderado” hacia “el nivel limitado”. El GACH advirtió que hay que tener cuidado con la capacidad de los CTI (tratamiento intensivo) que la capacidad de funcionamiento está “más comprometida en el norte del país”.

Desde que se declaró la emergencia sanitaria el 13 de marzo del año pasado, han procesado más de un millón de análisis (1.160.950 test), que registraron 73.770 casos positivos. De ese total 62.584 ya se recuperaron, mientras que 725 murieron y hay 10.461 casos cursando la enfermedad, 135 de ellas se encuentra en cuidados intensivos lo que ha crecido en las últimas semanas.