Alarma en el Cuerno de África por una guerra en un país gobernado por un Nobel de la Paz

LA NACION
·2  min de lectura

DANSHA, Etiopía. - Una escalada del conflicto en la región de Tigré en Etiopía dejó cientos de muertos, mientras que el primer ministro Abiy Ahmed, ganador del Premio Nobel de la Paz en 2019, insiste en que el país no se encamina a una guerra civil.

El estallido en la zona del norte del país, que limita con Eritrea y Sudán, amenaza con desestabilizar a la segunda nación más poblada de África, donde el conflicto étnico ya ha dejado cientos de muertos desde que Ahmed asumió el mando en 2018.

Coronavirus. Europa, sin tregua: la segunda ola provoca cifras récord y "explosión" de casos

Ahmed, de 44 años, ganó el Premio Nobel de la Paz el año pasado por sus reformas democráticas y por lograr la paz con Eritrea. Pero el 4 de noviembre pasado, el primer ministro, que pertenece al grupo étnico más grande de Etiopía, los Oromo, lanzó una campaña contra las fuerzas leales a los líderes de Tigré, a quienes acusó de atacar una base militar en la ciudad de Dansha.

"Las preocupaciones de que Etiopía se hundirá en el caos son infundadas y son el resultado de no comprender profundamente nuestro contexto", dijo el primer ministro hace dos días.

Exillio

En tanto, más de 8000 etíopes se han refugiado en el este de Sudán en las últimas 48 horas, huyendo de los combates en la región disidente del Tigré, indicaron responsables gubernamentales hoy, citados por la agencia Suna.

La agencia oficial indicó que 6000 etíopes llegaron al Estado federal de Gedaref y 1100 al de Kassala. Otros 1500 refugiados ya habían llegado ayer a ambas provincias, situadas en el este de Sudán, indicaron responsables locales.

Frente a la emergencia, en el estado de Gedaderf, los agricultores empezaron a recoger alimentos y ofrecer refugio a los recién llegados, indicó una fuente gubernamental citada por Suna, según la cual hasta 200.000 etíopes podrían refugiarse en Sudán.

Declarándose "preocupado por el impacto del conflicto en curso", el vocero del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur), Babar Baloch, también informó ayer de la presencia de "varios centenares de solicitantes de asilo" en dos puestos fronterizos de la zona.

La fuerza aérea etíope llevó a cabo varios bombardeos contra objetivos del Tigré y también intervino por tierra, con combates de artillería pesada, en el oeste.

La Unión Africana (UA) reclamó ayer el cese de las hostilidades. El Frente de Liberación de los Pueblos del Tigré (TPLF), el partido que gobierna en la región, que fue muy poderoso durante casi 30 años, en los que estuvo al frente de las instituciones políticas y de seguridad del país, lleva meses desafiando al Ejecutivo federal liderado por Abiy.

La antítesis de Ivanka Trump: así es Ashley, la hija de bajo perfil de Joe Biden

Los dirigentes del Tigré acusan al gobierno central de haberlos marginado del poder desde que Ahmed asumió el cargo de primer ministro, en 2018.

Agencias AP y AFP