Alarma en Australia: un "megaincendio" fuera de control está a las puertas de Sidney

LA NACION

SIDNEY.- Varios incendios forestales avivados por el viento se convirtieron hoy en un gigantesco frente de llamas a solo 50 kilómetros al norte de Sidney, inundando de humo la mayor ciudad de Australia y elevando los temores por al avance incontrolable de las llamas.

"Hay probablemente más de ocho incendios en total", dijo Rob Rogers, subinspector del servicio rural de incendios de Nueva Gales del Sur, agregando que se estaba formando lo que llamaron un "megaincendio" en un área de un parque nacional. Muchos de los focos están fuera de control, advierten las autoridades.

Las llamas devoraban unas 335.000 hectáreas, en una zona a menos de una hora en auto de la mayor ciudad de Australia, que volvió a verse envuelta en un espesa capa de humo tóxico.

El fuego provocó la muerte de al menos cuatro personas y destruyó más de 680 casas en el este de Australia desde principios de noviembre, meses antes de la temporada habitual de incendios del verano austral. Las autoridades culpan de la situación a la prolongada sequía, los fuertes vientos y supuestas acciones provocadas.

El humo y las cenizas afectaron a Sidney durante gran parte de la semana, tiñendo de naranja el cielo durante el día, complicando la visibilidad y obligando a las personas a llevar máscaras para respirar. Imágenes de satélite publicadas en las redes sociales mostraron al humo extendiéndose por el Mar de Tasmania hacia Nueva Zelanda, a 2000 kilómetros de distancia.

"Los gigantescos incendios de Nueva Gales del Sur son a veces demasiado grandes para ser extinguidos rápidamente", tuiteó la Oficina Australiana de Meteorología. Sidney es la capital del estado de Nueva Gales del Sur.

Rogers también señaló que por el momento los bomberos solo podían desalojar a los vecinos, proteger las viviendas y esperar que mejoren las condiciones meteorológicas.

"No podemos parar estos fuegos, irán ardiendo hasta que las condiciones mejoren y luego intentaremos hacer lo que podamos para contenerlos", advirtió a la cadena pública ABC.

El Servicio Rural de Incendios del estado (RFS, por sus siglas en inglés) dijo en un tuit que "se unieron varios fuegos en las áreas de Hawkesbury, Hunter y la Costa Central". El tuit incluyó un mapa que mostraba 10 focos de llamas separados conectándose a unos 50 kilómetros al norte del área metropolitana de Sídney.

Unas 500 casas en comunidades costeras a unos 350 kilómetros al sur de Sidney estaban sin electricidad, pero la compañía Endeavour Energy dijo en un tuit que no se podía recuperar el servicio hasta que la zona sea declarada segura. "Los clientes afectados deberían evaluar alojamientos alternativos hasta que vuelva la luz", señaló.

El organismo deportivo Cricket NSW instó a los clubes a que estudien la cancelación de los partidos del fin de semana por la mala calidad del aire. "Sabemos que esto podría significar que no se jueguen algunas finales y que los jugadores se muestren decepcionados, pero nuestra principal prioridad es el bienestar de nuestras comunidades del críquet", dijo el presidente de la entidad, Lee Germo, en un comunicado.

En período estival, los incendios de maleza y monte bajo son frecuentes en Australia, pero este año empezaron de forma precoz. El cambio climático y de los ciclos meteorológicos han generado una sequía excepcional, una débil tasa de humedad y fuertes vientos, que contribuyen a generar incendios en la maleza.

Agencias AFP y Reuters