Se alarga recuento de votos, Biden se acerca a la victoria

JONATHAN LEMIRE, ZEKE MILLER, JILL COLVIN y WILL WEISSERT
·2  min de lectura

WASHINGTON (AP) — Cuatro días después de la jornada electoral, la campaña presidencial estadounidense permanecía en animación suspendida el sábado mientras el recuento prolongado acercaba al demócrata Joe Biden a la victoria sobre el presidente Donald Trump.

La demora del veredicto puede atribuirse a la alta participación electoral, la enorme cantidad de boletas enviadas por correo y el estrecho margen entre los candidatos. Biden, con ventaja en Pensilvania, Nevada y Georgia, se acercaba al umbral de los 270 votos en el Colegio Electoral necesarios para ganar la Casa Blanca.

El centro de atención era Pensilvania, donde Biden aventajaba a Trump por más de 28.000 votos, y Nevada, donde la ventaja del demócrata era de 22.000. La espera prolongada acentuaba la angustia de una nación que enfrenta desafíos históricos como la pandemia de coronavirus con sus records diarios de casos y la polarización política.

En un discurso a la nación el viernes por la noche cerca de su casa en Wilmington, Delaware, Biden reconoció que la lentitud del recuento puede ser “pasmosa”, pero añadió: “Que nadie olvide que los recuentos no son solo números. Representan votos y votantes”.

Dijo confiar en que la victoria sería suya: “Los números cuentan una historia clara y convincente. Ganaremos esta contienda”.

Junto a su compañera de fórmula Kamala Harris, Biden no pudo pronunciar el discurso de aceptación que esperaban sus colaboradores. Pero habló de unidad, aparentemente para enfriar la temperatura de una nación febril y dividida.

“Debemos recordar que el propósito de nuestra política no es la guerra implacable e interminable”, dijo. “No, el propósito de nuestra política, la labor de la nación, no es agitar las llamas del conflicto sino resolver problemas, garantizar la justicia, dar a todos una justa oportunidad”.

Trump permaneció en la Casa Blanca, fuera de la vista del público, a medida que se ampliaba la ventaja de Biden en Pensilvania, un estado que el presidente necesita ganar. En el Ala Oeste, el sector de oficinas de la mansión presidencial, los televisores permanecían encendidos en los canales de noticias y se intentaba aparentar normalidad mientras los periodistas hacían fila para recibir la prueba del coronavirus y empleados trabajaban en los jardines en una jornada otoñal cálida y húmeda.

Noticias relacionadas