Alan Tacher encuentra el balance entre la Navidad y el Hanukkah

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 24 (EL UNIVERSAL).- "Esta es la primera vez que pongo un arbolito de Navidad en casa", dijo Alan Tacher, conductor de "Despierta América" a EL UNIVERSAL.

Y es que él es judío, pero su esposa, Cristy Bernal, católica, así que cada año, en estas fiestas, Cristy viajaba a Monterrey para celebrar con su familia y sus dos hijos pequeños estas fiestas, mientras que a Alan le tocaba trabajar.

Sin embargo, la pandemia hizo que Alan tenga libre estos días y que Cristy no pudiera viajar, por lo que decidieron compartir ambas creencias en casa.

"Yo soy judío y no celebro como tal la Navidad, entonces mi mujer, que es católica -la estoy convenciendo poco a poco pero me está costando trabajito-, en la semana que fue Hanukkah (del 10 al 18 de diciembre), lo celebramos juntos, estamos haciéndoles regalitos a los niños de poquito a poquito.

"Tenemos un arbolito, yo nunca en mi vida había puesto un árbol de Navidad porque no lo celebraba, de niño me invitaban a las casas de amigos a celebrarlos y yo iba feliz, ahora es la primera vez que en casa hay un árbol de Navidad y veremos si llega Santa, lo haremos como si estuvieran allá (en Monterrey)".

La pareja ha logrado encontrar un punto medio en cuanto a sus creencias, y el presentador de televisión aseguró que desean seguir haciéndolo así para que sus dos hijos pequeños conozcan ambas culturas.

"La fiesta de Hanukkah se lleva a cabo en ocho días y haces regalitos pequeños, les inculcamos esto y ellos ya conocen la Navidad por la escuela, por lo pronto los dejamos así, que tengan estas dos religiones con sus variantes, pero si me lo preguntas, me gustaría que mis hijos se inclinaran al judaísmo, ella no tiene ningún problema pero queremos también que ellos tengan la opción de decidir".

Este año no ha sido nada fácil para ellos, ya que atravesaron por una dura racha de Covid, lo que incluso, dicen, les dejó secuelas. "Sí, la verdad es que sí nos quedaron secuelas, quizá menos ahora porque nos pasó en julio, pero sí nos quedaron secuelas.

"A mí me quedó mucho insomnio después de que nos dio Covid, no podía dormir, me quedaba despierto en las noches sin saber qué pasaba, para mí eso fue lo más importante. Pero a mi esposa, parece increíble pero cierto y es que después de tantos meses, a veces le falla la cuestión del gusto y del olfato".