Alan, integrante de Magneto, toma terapia por ser hipocondríaco

CIUDAD DE MÉXICO, enero 4 (EL UNIVERSAL).- Desde hace años Alan Ibarra ha sido una persona hipocondriaca, lo cual aumentó cuando empezó la pandemia del Covid-19 en el año 2020; hoy en día sigue con ese padecimiento por lo que se encuentra en terapia para controlarlo.

"Soy muy hipocondriaco, me dicen cualquier cosa y yo digo: tengo eso, yo creo que es heredado de mi familia por parte de mi mamá, mi mami es muy preocupona, siempre fue muy aprehensiva con mi hermana y conmigo", explicó el cantante.

Durante una entrevista hecha por "Ventaneando", el exparticipante de "MasterChef Celebrity" comentó que esta hipocondría ya está controlada.

"Sí he ido a terapia y creo que la mente es muy poderosa, creo que esta terapia que estoy haciendo me ha ayudado mucho", añadió el integrante de la gira 90´s Pop Tour.

Él ya se llegó a contagiar de Coronavirus, recordó que la primera vez que se enfermó de esto le pegó muy fuerte "me mandó a la lona, a la cama más de un mes, estuve tirado, se me fregó parte de mi sistema digestivo, se me amoló", señaló.

---El Covid lo mandó a la cama

Tener Covid provocó que tuviera consecuencias en su vida emocional, hormonal, además de que subió de peso. La segunda y más reciente ocasión que se contagió fue con una sepa más tranquila, según él, en el que su sistema inmune ya está mucho mejor y recuperado.

Hace dos años Ibarra había comentado a medios de comunicación que cuando inició la cuarentena mundial por la pandemia se asustó al principio, se encerró completamente en su casa, no quería salir, todo lo lavaba bastante, ni siquiera se quería asomar.

Cualquier mancha en la piel o pequeño dolor que sentía era un motivo para que empezara a fantasear de que tenía alguna enfermedad, cuando no siempre era así, por lo que recurrentemente se hacía exámenes. También comentó que el ver noticias todo el día le provocaba estrés.

De acuerdo con la Secretaría de Salud Federal, la hipocondría es un trastorno mental que se caracteriza por magnificar la gravedad de una enfermedad, a pesar de contar con evidencia clínica de su inexistencia.

"Es una condición que afecta más a mujeres que a hombres y se presenta en personas que sufren cuadros de ansiedad, depresión o son aprensivas", informó la dependencia.