Alan Faena: "Hoy es complicado hacer negocios e invertir en la Argentina"

Sofía Terrile
·6  min de lectura

Alan Faena se sabe mantener vigente. Y, signo de los tiempos, ahora se describe a sí mismo como un empresario "contracíclico". El adjetivo no es casual: acaba de anunciar un plan de una veintena de aperturas de hoteles con su firma alrededor del mundo en un contexto no demasiado favorable para el turismo.

De esa manera, al historial de socios de Faena, que incluyen al creador de Nordelta, Eduardo Costantini, y al magnate ruso Len Blavatnik, se suma la cadena de hoteles Accor, un grupo con más de 5000 propiedades en 110 países. Juntos crearán 20 "embajadas" en distintas ciudades del mundo donde los visitantes puedan disfrutar de una "experiencia Faena". La intención es, además de construir un hotel, crear epicentros culturales en esas ciudades. Se espera que el primer proyecto en conjunto se inaugure en 2023 en Dubai. Más adelante, la mira estará puesta en Europa, confirmó el empresario.

Dólar blue hoy: a cuánto cotiza el miércoles 3 de febrero

Mientras tanto, la asociación con Accor -de la que nacerá Faena Management Company- administrará también los hoteles que el empresario ya tiene: Faena Buenos Aires y Faena Miami Beach.

En diálogo con LA NACION desde París, y luego de dos años sin conceder entrevistas, Faena dio más detalles sobre sus planes a futuro por el mundo, explicó por qué hoy le cuesta mirar a la Argentina como un destino de sus inversiones y las razones por las que considera que "hoy" es un buen momento para invertir en turismo, uno de los sectores más golpeados por la pandemia.

-¿Cómo se gestó la asociación con Accor? ¿Se acercó usted con una propuesta?

-Fue algo conjunto. Ellos querían una marca de luxury y lifestyle para su portfolio, y yo quería una compañía para crecer y aprovechar su estructura. Para avanzar en el mundo, ser una empresa independiente es más complejo, y además yo no tengo tanto tiempo como antes. Ellos tienen una estructura mundial con gente muy interesante y juntos formamos Faena Management Company para desarrollar unos cuantos proyectos.

-¿Cuál va a ser su rol en Faena Management Company?

-El mismo de siempre. Voy a seguir haciendo lo mismo que hago, con mi mismo socio de los últimos 20 años [Len Blavatnik], y no vendí una parte de la compañía. Esto es una búsqueda de una manera inteligente para crecer por el mundo. Pienso que hay un lugar para poner mi voz y punto de vista alrededor del mundo, y buscaba un socio estratégico que me ayude a ir por distintos países.

-¿Por qué esta expansión en un momento tan crítico para el turismo?

-Hoy es un momento interesante, de grandes oportunidades, y yo siempre fui contracíclico. Siempre busco los lugares de la ciudad olvidados, como pasó en su momento con Puerto Madero, donde no había calles ni luz. Hoy es un desarrollo enorme y yo fui uno de los que empujó, y nuestro hotel sigue siendo líder. Lo mismo pasó en Miami, viramos el foco de South Beach, llegamos a una zona casi abandonada a la que pude llegar, poner mi estructura y generar. Es un momento con todo el mercado parado y quiero estar atento para seguir haciendo cosas.

-¿Qué tipo de oportunidades detecta? ¿De precios?

-La oportunidad es entera, es el momento. La oportunidad hoy es seguir pensando y mirando hacia adelante, seguir apostando por tu propia creación. Encontré el socio indicado para salir al mundo con mi fuerza, mi arte, mis escrituras, mi manera de ver el mundo y mi música.

-¿Se habla de su país de origen cuando habla de negocios internacionales? ¿Se presenta como empresario argentino?

-Sí, yo me presento como empresario argentino, pero hay una parte en la que las banderas quedan de lado y lo único que va al frente es tu visión de creador cuando querés ir por el mundo. Es difícil presentarte al mundo con banderas, al mundo se va con proyectos, con ideas y con lo que le podés aportar. Hoy, lo que suman son las personas, los creativos. Hay muchísimos en Buenos Aires como yo, y tu país te nutre, pero en las cancha estás solo.

-¿Y se presenta como un empresario de qué tipo? ¿Hotelero, de "lifestyle"?

-Yo me defino como un creador. Un creador que aprendió a administrar sus propias ideas y creaciones.

-¿Cómo evalúa el clima de negocios de la Argentina hoy?

-Me encantaría poder hacer muchas más cosas en la Argentina, pero es complicado hoy poder hacer un negocio e invertir, llevar socios del mundo y tener conceptos. A fines de este año estamos terminando un proyecto, Oceana Puerto Madero, junto a Eduardo Costantini, que diseñamos con el arquitecto Brandon Haw. Y seguimos haciendo cosas en la Argentina: el hotel está abierto a pesar de todo, nuestros restaurantes también, y estamos haciendo pequeñas cosas con el arte a nivel más chico. Me encantaría hacer cosas más grandes.

-¿Qué complicaciones ve? ¿La pandemia, la macro?

-Es una combinación de ambas. Es explosivo y complicado.

-¿Qué es lo que más le preocupa?

-Lo que más me "ocupa" es que me encantaría hacer proyectos, que sea más fácil hacer proyectos en la Argentina.

-¿En qué sentido?

-En todo sentido: poder hacer edificios y hacer barrios, todo necesita de muchas variables y esas variables deben estar positivas para que fluya. Cuando muchas de ellas están cerradas, las cosas no fluyen. Pero siempre tuve fe en la Argentina: más que todo en su gente, que tiene mucho talento.

-¿Cómo ve las discusiones de la grieta, de las empresas que se van y se quedan y del dólar y el peso desde afuera?

-Es una locura. Es complicado. Es una lástima: todas estas discusiones terminan en "no hacer". Cuando uno habla menos, realiza más. Cuando hay tantas discusiones sobre las formas, las cosas terminan no haciéndose, y es lo que se ve hoy: no hay muchos proyectos.

-¿Cómo ve el futuro del turismo?

-Miami está abierto hoy y le está yendo muy bien: cuando las cosas abren, la gente empieza a viajar y a consumir. Desde el momento en el que abrimos, todo está lleno. Tenemos el teatro sold out [vendido] por casi un mes. A medida que el mundo se vaya abriendo, la gente quiere volver a la vida normal, quiere viajar, disfrutar y sorprenderse más que nunca. No solo es lo que pienso, sino lo que estoy viendo hoy en Miami.

-¿Qué espera para su futuro luego de esta alianza?

-Es un momento de mucha felicidad y estoy muy entusiasmado. Llevó mucho tiempo armar este acuerdo para llevar al mundo toda mi creación. En este acuerdo, voy a ser yo ampliando mis equipos. Accor va a ser parte de Faena, Faena no va a ser parte de Accor. Es una alianza para hacernos más fuerte, para tener equipos que permitan llegar más sólidos a distintos lugares.