Alan Clutterbuck: “La boleta única ahorraría unos $3000 millones”

·4  min de lectura
Alan Clutterbuck, director de Red de Acción Política (RAP), pide renovar el sistema de votación
Alan Clutterbuck, director de Red de Acción Política (RAP), pide renovar el sistema de votación

La Argentina vivirá mañana una nueva elección que tendrá un ingrediente clásico: la multitud de boletas en los cuartos oscuros. Blanco de críticas, el sistema de votación podría reemplazarse por uno más transparente, económico y ambientalmente sustentable, subraya en una entrevista con LA NACION el director general de la Red de Acción Política (RAP), Alan Clutterbuck.

–¿Hay que debatir hoy un cambio en el sistema electoral?

–El momento es muy propicio para reflexionar sobre el sistema electoral, porque todos los ciudadanos estamos pendientes de las elecciones. Es un sistema arcaico. El sistema de boleta partidaria se utiliza solamente en 16 países. En algunos casos, han optado por sistemas electrónicos, pero la mayor parte pone el foco en la boleta única de papel. No es un sistema desconocido para la Argentina, ya lo han adoptado Córdoba y Santa Fe. Se usa en las cárceles y lo usan los argentinos que votan en el exterior. Hay cuatro grandes beneficios. Primero, desde la perspectiva del ciudadano, la boleta única de papel nos garantiza que siempre vamos a poder elegir a la persona o al partido que queremos. Están todos en la misma lista, no faltan boletas ni desaparecen.

Segundo, desde la perspectiva del partido político, brinda más transparencia y equidad. Los partidos chicos tienen problemas para imprimir boletas, para reponerlas, para tener fiscales. Desaparece todo eso y, partido chico o grande, siempre sabe que va a estar a disposición del elector. Tercero, es un sistema muchísimo más barato. Los partidos políticos imprimen muchas veces el padrón electoral de boletas; en los países con boleta única se imprime un 5% más de boletas por si hay algún problema técnico. Lo que pasa es una impresión gigantesca y un gasto enorme que termina, literalmente, tirándose a la basura. En esta elección se podrían ahorrar aproximadamente $3000 millones al ir con el sistema de boleta única. El último tema es de medio ambiente: las boletas que se imprimen y se tiran son un desperdicio de árboles que se talan. Hay una estimación de que más de 40 mil árboles tienen que usarse para hacer las resmas de papel en las que después terminan imprimiéndose las boletas. Se eliminan prácticas como el voto cadena o la venta de sellos partidarios para recibir fondos del Gobierno para imprimir boletas.

–Hay proyectos en el Congreso. ¿Después de este turno electoral se puede avanzar?

–Sí, estamos trabajando para eso. Desde mi visión como director general y cofundador de RAP, nosotros venimos trabajando hace varios años y, en el último tiempo, se pudo generar un gran consenso. Acordamos con 23 legisladores nacionales un proyecto de ley que fue presentado tanto en la Cámara de Diputados como en la de Senadores. En Diputados, fue presentado por nueve legisladores de distintos partidos, que incluyen oficialismo y oposición. Y en el Senado, fue presentado con la firma de dos senadores, uno del oficialismo y uno de la oposición. Hay una clara visualización de la política de la necesidad de cambiar el sistema. Tener proyectos consensuados abre las puertas a la esperanza de que, después de la elección, con un nuevo Congreso, podamos ayudar a que se vote una ley, y que en 2023 votemos con un sistema diferente. También tenemos que ayudar a concientizar a la ciudadanía, porque un genuino reclamo ayuda a que los procesos políticos se aceleren.

–¿Han tenido señales positivas del Poder Ejecutivo?

–Este año no se pudo avanzar. Cuando el tema fue planteado en el Congreso, el ministro del Interior sostuvo que el proceso electoral ya estaba lanzado, que las licitaciones ya estaban lanzadas, que era inviable. Confiamos en que el Poder Ejecutivo también se va a hacer eco de lo que pide la sociedad. Nosotros, trabajando en conjunto con Poliarquía, llevamos adelante una encuesta de opinión pública a fines de junio para medir la percepción de la sociedad sobre el tema boleta única. El 70% de la gente encuestada está de acuerdo con la boleta única. Hay una demanda latente de la sociedad.

–¿Cómo definiría a la Red de Acción Política?

–Empezamos con RAP en las postrimerías de la crisis de 2001, con la vocación de generar un espacio amplio, plural, diverso, donde participan políticos de distintos partidos, lugares del país y niveles de responsabilidad, para trabajar primero en la construcción de amistad cívica, que es un vínculo de confianza interpersonal entre políticos de distintos partidos. Con el objetivo de que, a partir de esta amistad cívica, uno pueda sentarse y analizar los problemas que tiene el país, los déficits, los desafíos que enfrentamos para lograr un desarrollo sustentable e inclusivo, trabajar en conjunto en el análisis de los problemas y en la formulación de las propuestas. Creemos en que, a partir de este análisis conjunto, se pueden construir consensos, acuerdos sobre cómo enfrentar los enormes desafíos que tenemos como sociedad. Estamos cada vez más convencidos de que la forma en la cual la Argentina logrará salir de este laberinto en el que entramos hace muchas décadas es a través de la generación de acuerdos entre fuerzas, que ayuden a dar mayor credibilidad y alienten, de esa manera, el crecimiento sustentable e inclusivo para generar empleo, reducir la pobreza e ir destrabando muchos problemas que enfrentamos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.