“Al menos sacaste un bonito bote de este negocio”, le dijo Trump a un damnificado por el huracán Florence

Donald Trump no se ha caracterizado por tener mucha sensibilidad o empatía ante la tragedia. Y como ha sucedido en otras ocasiones, en su reciente visita a zonas afectadas por el huracán Florence en Carolina del Norte mostró que algo en su personalidad y actitud le hace falta para proporcionar de modo cálido sosiego y esperanza a las víctimas del desastre.

En contrapartida, sus defensores dirán que Trump sí realiza con efectividad, y con su propio estilo, la compleja tarea de ‘comforter-in chief’ que se ha atribuido a los presidentes estadounidenses. Juzgue el lector por sí mismo.

Donald Trump visitó en Carolina del Norte una casa impactada por un bote, que encalló allí tras ser llevado tierra adentro por las marejadas del huracán Florence. (AP)

Trump visitó la localidad de New Bern, Carolina del Norte, y recorrió vecindarios golpeados por la tormenta. Entonces, de acuerdo a reportes de prensa citados por el Huffington Post, Trump llegó a una casa que tenía incrustada un bote, que al parecer fue arrastrado hasta allí por las mareas del huracán.

-“¿Es tu bote”, le preguntó Trump al dueño de la casa dañada.

-“No”, le respondió el damnificado.

Entonces, Trump con una sonrisa le dijo: “al menos sacaste un bonito bote en este negocio”.

Con ello se sirvió la polémica sobre  si esas palabras son una forma de ser sensible y dar consuelo ante un desastre como la pérdida que sufrió el dueño de la casa.  Muchos creen que no y el asunto se ha discutido candentemente en redes sociales, como se constata en un tuit del corresponsal de The New York que ilustra esa punzante escena.

Trump al parecer se interesó en si el propietario de la casa afectada tenía seguro, y cuando se enteró que sí pero que la compañía se rehusaba a pagarle, prometió averiguar al respecto. Habrá que ver si logra un mejor ‘deal’ que el quedarse con un bote encallado en una casa devastada.

Y como se señala en el portal mencionado, no fue el único caso en que Trump hizo levantar las cejas a muchos. Se cuenta que, en una suerte de deja vu de la bochornosa escena del presidente arrojando rollos de papel a damnificados en Puerto Rico, Trump participó en la repartición de alimentos a víctimas de huracán Florence que llegaban en automóviles y les decía al ofrecerles comida “have a good time” (algo como “pásela bien”).

Algunos apreciaron esas palabras presidenciales, pero otras las encontraron fuera de lugar, como si las personas estuvieran dirigiéndose a un espectáculo y no en medio de una situación de necesidad, de acuerdo al Huffington Post.

Otro ejemplo: al recibir en una base militar un reporte de autoridades locales sobre la situación en Carolina del Norte, cuenta la radio NPR, Trump comentó que “estamos listos… haremos todo lo que tengamos que hacer para hacer esto perfecto”. Y aunque se puede deplorar esa última palabra, luego Trump añadió que “nada se quedará sin hacer… nosotros nos haremos cargo de todo”.

E incluso tuvo expresiones misteriosas. Trump en un momento le preguntó al gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, en qué condición se encontraba el Lago Norman, ubicado al norte de la ciudad de Charlotte. El gobernador le dijo que allí todo estaba bien.

-“Amo esa área. No puedo decirte por qué, pero la amo”, le respondió Trump a Cooper.

Y bueno, si de frases se trata qué se puede decir de la que el presidente dijo en un video distribuido por la Casa Blanca en el que él comenta sobre los daños provocados por el huracán y agradece el trabajo de rescatistas y autoridades en las Carolinas.

“Este es un duro huracán, uno de los más húmedos que hemos visto, desde el punto de vista del agua, rara vez hemos experimentado algo así”, dijo el presidente.

Al final de cuentas, y aunque se puede criticar o defender las expresiones presidenciales, lo que importará es si se da asistencia oportuna y efectiva a los afectados por el huracán Florence y si se darán los apoyos necesarios para la reconstrucción.

Por eso, más que las palabras, se juzgará la respuesta oficial tras el azote de Florence.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro