¡Ajá! Es hora de que Richard Madeley salga de nuestras pantallas

·4  min de lectura
Richard Madeley y su sufrida copresentadora Susanna Reid (Rex Features)
Richard Madeley y su sufrida copresentadora Susanna Reid (Rex Features)

Bueno, parece haber sucedido... con otro momento “¡ajá!”, el incorregible locutor Richard Madeley finalmente se ha transformado en Alan Partridge. Estoy seguro de que es una especie de fascinación mórbida lo que motiva a los espectadores a sintonizar Good Morning Britain (GMB ) por las mañanas, solo para ver con qué vergonzosa ocurrencia saldrá Madeley esta vez.

Después de todo, el juego “¿Quién lo dijo? ¿Richard Madeley o Alan Partridge?” ya es un clásico de fiesta. Madeley se ha convertido en el equivalente de la televisión a picotear una encía dolorida después de perder un diente: sabes que no deberías hacerlo, pero no puedes parar porque el dolor es de alguna manera placentero.

Si has estado mirando entre los dedos mientras Medeley co-conduce GMB, entonces, al igual que yo, sabrás que sus reacciones a noticias serias van más allá de la parodia.

A principios de este año, después de un artículo sobre la ex ‘novia yihadista’ adolescente, Shamima Begum, Madeley reflexionó sobre los juicios de Nuremberg... y ofreció esta perla de sabiduría: “...ahorcamos a bastantes nazis y encarcelamos a muchos otros y finalmente los dejamos salir. Pero, que yo sepa, no perseguimos a las Juventudes Hitlerianas... solo perseguimos a los adultos que sirvieron en el régimen de Hitler, y creo que eso es algo sobre lo que hay que reflexionar”.

La expresión de asombro de Susanna Reid no tuvo precio. La sufrida presentadora, que parece condenada a pasar su carrera como coanfitriona de tipos caricaturescos demasiado confiados, habladores y arrogantemente mediocres, es una mártir por salvar a Madeley de sus propios comentarios.

Con firmeza, Reid logra que el barco del GMB retome el rumbo, incluso cuando Madeley, cuyo pie seguramente necesita ser removido quirúrgicamente de su boca a estas alturas, amenaza con ahogar el show en el caos.

Por lo que he visto, siempre es la mano capaz de Reid la que evita que el programa se convierta en una comedia más grande. No sé ustedes, pero siempre estoy esperando un poco que Madeley exclame: “¡Cálmate, Susanna! ¡Estás sufriendo un pequeño latigazo cervical femenino!” cuando intenta encubrir su error más reciente.

Creo que Madeley sería excelente comedia si no fuera... pues... real. Su impecable transición entre segmentos: [hablando con un hombre cuya vida fue salvada por un paramédico] “¡Deja de llorar! ¡Esto debería hacerte feliz! Bueno, después de la pausa, el perro más grande del Reino Unido. Y es realmente grande. ¡No se lo pierdan!”, y su apariencia bronceada después de confundir el bronceado falso con la crema hidratante son una cosa, pero para mí, muchos otros de sus comentarios son, o deberían ser, totalmente inaceptables.

Tomen, por ejemplo, algunas de sus observaciones más recientes al estilo Partridge. Después de un segmento en los premios ambientales Earthshot, ¿Madeley dirigió su incisiva mente de periodista al cambio climático? ¿Quizá hizo un comentario reflexivo sobre la Cop26? No. Comentó sobre la “diminuta, diminuta cintura” de la asistente Kate Middleton.

Durante una entrevista con Jemma Wolstenholme, una mujer que fue drogada con una sustancia en su bebida durante una noche de fiesta, Madeley pensó que la discusión mejoraría con un poco de aparente culpabilización de la víctima: “¿Pero tomaste precauciones?… ¿Trataste de proteger su bebida? ¿Mantuviste tu mano sobre ella? ¿Recuerdas si la mantuviste junto a ti?”

En un debate sobre el Juego del calamar, Madeley interrumpió a la experta en paternidad Jade Evans, para tratarla con condescendencia: “Espera, espera”, interrumpió Richard. “Cariño, déjame terminar la pregunta. Ya hicimos el debate sobre videos desagradables”.

En su metedura de pata de hoy, Madeley le preguntó a Keir Starmer si Angela Rayner seguía siendo su “mejor chica”. En mi opinión, sus comentarios están pasando del absurdo benigno a la misoginia serial.

Así que tengo que preguntar, ¿por qué todavía está Madeley en nuestra pantalla? ¿Por el valor de entretenimiento? ¿Por la comedia buena? ¿Porque al público le gusta el veterano locutor a pesar de, o incluso debido a, sus constantes deslices, errores y falta de respeto por las mujeres? ¿Estamos tan acostumbrados a tener a Madeley en nuestras salas de estar que disculpamos incluso sus comentarios más horribles porque es “una leyenda”, “un tesoro nacional”, “es inofensivo” o “no lo dice en serio”?

En mi opinión, nuestro cariño por Madeley no debería hacernos indiferentes a su misoginia casual: es un periodista y locutor experimentado, no un personaje de comedia de ficción. Después de todos estos años, quizás finalmente sea el momento de decir “¡Toma esto!” a Richard Madeley y (lo que me parece, al menos) su actitud indiferente hacia las mujeres.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.