Buenos Aires: temor de médicos, clínicas y funcionarios por un posible colapso del sistema de salud

José María Costa
·5  min de lectura
Salas de terapia intensiva para pacientes Covid-19 del hospital Posadas
Anibal Greco

La suba abrupta y marcada de casos graves de infectados de coronavirus Covid-19 en la provincia de Buenos Aires generó preocupación y temor en diferentes sectores que consideraron que esta segunda ola sí podría provocar un colapso en las unidades de terapia intensiva en el distrito más poblado del país.

La situación es dramática. Tenemos mucho miedo del colapso sanitario. Esta vez, sí. El año pasado no habíamos sentido eso”, dijo este mediodía en una entrevista en Radio con Vos Rosa Reina, presidenta de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) y que trabaja en el hospital público más grande de La Plata.

La capital bonaerense es una de las más afectadas en las últimas dos semanas. “Está muy complicada la situación en La Plata, en muchas instituciones. Incluso en el Hospital San Martín de La Plata, que es el más grande, tenemos en un 90% la terapia intensiva de Covid y en un 80% la no Covid. También las salas están con muchos pacientes y ya se están rearmando las áreas donde se pueden expandir camas de terapia intensiva. Se están evaluando las cirugías que se puedan posponer”.

Lo diferente que vemos respecto del año pasado es que la suba fue más paulatina que ahora. Este año no nos dio ni tiempo. Ahora, con las terapias casi al 100%, estamos viendo dónde podemos abrir para sumar camas. Esto es finito, porque podemos tener camas, pero el personal no alcanza. Uno no puede atender muchos más pacientes, porque va perdiendo la calidad”, comparó la médica.

Por su parte, Teresa García, Ministra de Gobierno bonaerense, aseguró: “Ha bajado mucho la edad media de los pacientes, la gente piensa que si los jóvenes se contagian no les pasa nada y no es así”.

En diálogo en Radio con Vos, la funcionaria de la administración de Axel Kicillof agregó: “Han habido derivaciones no significativas de pacientes de terapia intensiva entre municipios. La curva de casos de estos días es casi vertical. Tiene forma de una pared. Hay municipios más comprometidos, como San Isidro, Escobar, Olavarría y La Plata”.

“El virus está circulando con una velocidad muy rápida. En función de lo que vimos en los números, estimo que ya no es el 1% la presencia de las nuevas variantes del virus. Por los datos que recolectamos de los municipios ya se nota circulación comunitaria de las nuevas cepas, que son más contagiosas y letales”, aseguró García, y agregó: “La edad de los pacientes en internación bajó mucho. El promedio es ahora de 40 años”.

Ante la consulta de por qué la situación de este año es diferente a la del 2020, dijo: “El año pasado no hubo ninguna comunicación de ningún hospital de que no tuvieran más camas, y este año sí. Nunca tuvimos saturación de terapias intensivas. No solo en la provincia de Buenos Aires, también en la ciudad”.

“Vertiginoso aumento” de casos

Los subsectores de salud privada, pública y de la seguridad social advirtieron hoy en un comunicado conjunto acerca de la tensión a la que se enfrenta el sistema sanitario argentino, con una ocupación promedio de camas de más del 69% en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) por “el vertiginoso aumento de contagios” de coronavirus, y solicitaron “tomar medidas más drásticas” para reducir esa suba.

La ocupación promedio de camas en AMBA alcanza el 69,2%, cuando hace dos semanas era del 56,5%”, apuntó el texto, en el que se aclaró que esas cifras promedio “representan que haya ya muchos centros de salud por arriba del 90% de ocupación”.

Los firmantes aseguraron que ese escenario “demuestra el acelerado aumento de la demanda que ha provocado un incremento exponencial de la ocupación de camas de Unidades de Cuidados Intensivos” y alertó que “en esta peligrosa dinámica” el AMBA “emerge como un territorio único donde se intensifican los traslados de pacientes desde CABA a la Provincia de Buenos Aires, y viceversa”.

En esta línea, realizaron un “llamado de solidaridad y responsabilidad a la comunidad para respetar los cuidados necesarios, reducir al máximo las salidas y el contacto con otras personas”.

Asimismo, destacaron que se requiere del trabajo articulado entre el Estado, el sector privado, el de la seguridad social y todas las jurisdicciones “para garantizar la adecuada atención y evitar el colapso del sistema de salud”.

Tras aclarar que acompañan las medidas adoptadas por el Gobierno nacional, que significan un punto de partida para intentar frenar los casos, aseguraron que “es necesario tomar medidas más drásticas para reducir la escalada en la transmisión de manera rápida y contundente” y sentenciaron que “a este ritmo no hay sistema de salud que aguante”.

El comunicado tiene las firmas del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, IOMA, PAMI, Swiss Medical, OSDE, Osecac, OSPE, Oschoca, Ospica, Fecliba, Aclife, FAPS, Emergencias de Traslados, Emergencias SA, Buenos Aires Call, Sindicato de Salud Pública, ATE, Cicop, AMRA y UPCN.

El comunicado conjunto del sector de la Salud, que se conoció esta mañana, también sostuvo que “el sistema de salud tiene un límite y, con el correr de los días, se está cada vez más cerca de alcanzarlo”.

En ese sentido, advirtió que “es imperioso conocer y comunicar día a días las cifras reales y exactas de la evolución del desempeño del sistema en su conjunto, público y privado, y de la ocupación de camas de internación, porque esto también aporta a la toma de conciencia por parte de la sociedad de lo dramático de la situación que afrontamos”.

“Tenemos la experiencia del año pasado y una perspectiva positiva de la vacunación avanzando”, concluyó el texto, y aseguró: “Necesitamos urgente que la situación se controle, para evitar las imágenes que vemos en el mundo y en la región con hospitales colapsados”.