Buenos Aires. Avanza el desembarco del juez que impulsa el kirchnerismo en un tribunal electoral

LA NACION
·3  min de lectura

La Comisión de Acuerdos del Senado debatirá, mañana por la mañana, acerca de la designación de Alejo Ramos Padilla como juez en el Juzgado Federal N°1 de La Plata, lugar estratégico en la provincia de Buenos Aires. La audiencia será por Zoom, a las 10.30.

Diez días atrás, la Coalición Cívica (CC) había impugnadola candidatura de Ramos Padilla -hoy juez federal de Dolores, cercano a La Cámpora- ante el Senado, por sostener que su traslado se trata de una "devolución de gentilezas" del kirchnerismo, por la instrucción del caso D'Alessio, y un intento de la vicepresidenta Cristina Kirchner de "controlar" el distrito. Los diputados Mónica Frade, Juan López, Mariana Stilman y Marcela Campagnoli sugirieron que Ramos Padilla es "un juez militante" y que, por lo tanto, no es idóneo para ejercer su cargo.

Los referentes de la CC consideraron que fue parcial la instrucción que Ramos Padilla hizo sobre el caso D'Alessio -el falso abogado acusado de haber extorsionado, en nombre del fiscal Carlos Stornelli, al empresario agropecuario Pedro Etchebest, para que no quedara incriminado en la causa de los cuadernos de las coimas-. "Resulta evidente que el juez Ramos Padilla lejos de ejercer con imparcialidad su cargo de magistrado, lo hace como un 'juez militante'. Dicha circunstancia le impide, evidentemente, ejercer con independencia el cargo de juez federal con competencia electoral", escribieron, en una nota entregada a la comisión de Acuerdos de la Cámara alta.

El Gobierno ahora afirma que la vacuna rusa es eficaz para los mayores de 60 años

"Podemos razonablemente sospechar que el vínculo entre exfuncionarios del Gobierno de Cristina Kirchner y el juez federal de Dolores, a partir del cual se habría originado la causa D'Alessio en su juzgado, podría tener como consecuencia una "devolución de gentilezas", permitiendo que el Ramos Padilla ascienda en su carrera judicial concediéndole el cargo de juez federal con competencia electoral de La Plata; aunque, naturalmente, bajo las órdenes de la agrupación política con la cual tiene vinculación: el Frente de Todos", agregaron los diputados.

"Por lo tanto, podemos inferir que no solo se trata de una 'devolución de gentilezas' sino que también hay una intención de Cristina Kirchner de 'controlar' el juzgado electoral del distrito más poblado de nuestro país, designando allí a Ramos Padilla", concluía el escrito.

Caso Arribas y Majdalani

La semana pasada, Ramos Padilla procesó a los exdirectores de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) del Gobierno de Mauricio Macri, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, por supuestas maniobras de espionaje político ilegal en la provincia de Buenos Aires. El magistrado les asignó la responsabilidad de haber participado en una supuesta red de espías que investigaba delitos federales complejos, como el narcotráfico y la trata de personas.

"Estas acciones no fueron causadas por la mera extralimitación de algunos agentes o por una actuación aislada de ciertas dependencias internas de la AFI, sino que existió un plan organizado y ordenado por las máximas autoridades de la Agencia para toda la provincia de Buenos Aires", decía el fallo escrito por el juez de Dolores.

Ramos Padilla es hijo de María Ramos Padilla, también, juez afín al kirchnerismo, quien recientemente criticó a la Corte Suprema y respaldó la última carta de la vicepresidenta, en la que acusaba al Tribunal Supremo de impulsar el lawfare. "Por fin viene un aire fresco, lo lanzó Cristina", dijo el titular de la cámara del Tribunal Oral N°29 de la ciudad de Buenos Aires, en diálogo con El Destape Radio.