AIFA, semivacío, la opción cercana

·2  min de lectura

Manuel Espino

CIUDAD DE MÉXICO, abril 16 (EL UNIVERSAL).- Pocos vacacionistas aprovecharon en esta temporada de Semana Santa, de alta demanda, los bajos precios para viajar en el recién inaugurado Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), en Santa Lucía, Estado de México, que luce aún con poca afluencia debido a las escasas operaciones.

En pleno Viernes Santo se observaron más curiosos que fueron a conocer las instalaciones que pasajeros para abordar uno de los cuatro vuelos programados ayer a las ciudades de Cancún, Monterrey, Tijuana y Mérida, de acuerdo con un recorrido realizado por EL UNIVERSAL.

Entre los pasajeros estaba Juan Héctor Cervantes Hernández y su familia, quienes por primera vez viajaron a Monterrey, Nuevo León, desde el AIFA, al que calificaron como una buena opción porque el Aeropuerto Internacional Benito Juárez (AICM) está muy saturado.

Procedente de Pachuca, don Héctor comentó que la cercanía de la nueva terminal con la capital de Hidalgo y los bajos precios que al momento ofrecen las aerolíneas, lo motivaron a usar este aeropuerto.

"Primero, por la cercanía. Segundo, porque los precios son muy baratos. Yo invito al público a que se anime porque el AIFA está bonito, es ágil para hacer los trámites; todo muy bien. Pensábamos hacer el viaje por tierra e hicimos cuentas y no sale, entonces por aire estaba mejor. Más rápido, más cómodo, más seguro, porque en carretera puede pasar un poquito de todo".

Acompañada de sus papás, Andrea Valentina llegó al Felipe Ángeles con dos horas de anticipación, procedente de Tlalnepantla, para pasar unos días de descanso en Cancún, Quintana Roo.

Antes de abordar su vuelo, aprovechó el tiempo para conocer las instalaciones semivacías del la terminal aérea, que ayer fue visitada por muchas familias que aprovecharon el día de asueto.

Tras arribar en un taxi por aplicación que le cobró 300 pesos al AIFA. Es una buena opción, dijo, para los que viven al norponiente de la Zona Metropolitana del Valle de México, particularmente de Tlalnepantla, Naucalpan, Tultitlán, Atizapán y Coacalco.

Procedente de San Luis Potosí, el señor Benito Rangel Escobedo llegó al aeropuerto exclusivamente para constatar si era verdad que la Torre de Control estaba inclinada como se difundió en redes sociales, previamente a la inauguración de la obra.

"Al ver yo esto creo que no es malo, la gente qué tiene en la cabeza que critica mal al aeropuerto Felipe Ángeles, yo digo que es de primer mundo y estas instalaciones no tan fácil se llevan a cabo. ¿La Torre se está cayendo? Yo no lo veo. Por eso el motivo con mi familia de estar aquí y disfrutar todo esto".

Acompañado de su familia, don Benito recorrió las terminales, lo mismo que hicieron otras familias que aprovecharon este día de asueto para conocer el complejo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.