Agustina, la amiga de Brenda: de su última aparición en la escuela tras el ataque a una detención inesperada en el barrio

·3  min de lectura
La escuela Nro. 6 Juana Manso de la localidad de San Miguel
La escuela Nro. 6 Juana Manso de la localidad de San Miguel - Créditos: @Hernán Zenteno

Brenda Uliarte y Agustina Díaz, dos de las detenidas por el intento de asesinato a Cristina Kirchner, se conocieron mientras cursaban el secundario nocturno. El edificio amarillo y marrón de la Escuela de Educación Media N°6 Juana Manso ocupa cerca de una manzana en el centro de San Miguel. Allí, prima el hermetismo. Además de la negativa a hablar con la prensa las autoridades intentan desviar a los alumnos para que se dispersen por varias entradas.

A las seis de la tarde de ayer la puerta secundaria ubicada sobre la calle Paunero estaba copado de alumnos. La mayoría eran del profesorado. Unos pocos, aquellos que no usan guardapolvo, eran los de la nocturna.

Ninguno recordaba a Uliarte, algunos ni siquiera estaban al tanto del ataque a la vicepresidenta, aunque sí reconocían a Díaz, identificada como “amor de mi vida” en su celular. La joven de 21 años estaba en sexto año, división primera y cursaba la orientación de Sociales. Era de las pocas que asistía a las clases que se dictan de 18:30 a 22:30. Aunque son cerca de 30 alumnos, según relataron los estudiantes, suelen rondar los 15 presentes. Una de sus compañeras, Brisa, recuerda como la última vez que vio a Díaz el lunes 5 de septiembre, es decir que habría ido a clase el lunes siguiente a que Sabag Montiel gatillara un arma a centímetros de la cabeza de la vicepresidenta.

Brenda Uliarte y Agustina Díaz
Brenda Uliarte y Agustina Díaz

Según coinciden algunos de sus compañeros era “retraída y callada”. “A veces ni siquiera le contestaba a los profesores”, dijo Brisa que hace 3 años era su compañera. Sin embargo, no fue la única que señaló que la joven de 21 años tenía un grupito de 3 o 4 amigas. Según dijeron sus compañeros solía estar acompañada por Karen y Giuliana.

Así también la describieron en su barrio. “Es muy raro que la veas”, dijo Carlos José que vive hace 52 años sobre la calle La Pinta frente a la casa de Díaz. “Cuando salía al colegio se la veía más seguido. Pero si pasa es probable que no me salude”, agregó.

“Son gente muy buena. Yo conozco a la abuela hace muchos años. A ella [por Agustina] nunca la vi en nada raro. Pero no la conozco, siempre que pasaba agachaba la cabeza”, coincidió Rosa, aún sorprendida por la detención de su vecina de al lado. “No lo podíamos creer. Yo dije debe ser que agarraron la casa equivocada”, agregó.

Según relataron los vecinos la vivienda que fue allanada en la madrugada del martes es de la abuela de Díaz, Isaura, que trabaja como empleada doméstica. Allí vivó con sus cuatro hijos y su marido que falleció. Dos de sus hijos se mudaron, permanecen la madre de Díaz, Diana que trabaja en una empresa de vigilancia, y uno de sus hermanos que edificó en la planta de arriba.

La casa donde vive Agustina Díaz en la localidad de San Miguel
La casa donde vive Agustina Díaz en la localidad de San Miguel - Créditos: @Hernán Zenteno

La Policía no me dijo nada, solo vinieron, le tomaron los datos a Agustina, requisaron todo, revolvieron mi casa y me rompieron las puertas”, dijo Isaura a C5N . Sostuvo que le “sorprendió lo que pasó” ya que cree que su nieta “no militaba” en ninguna agrupación ya que solamente se dedica a estudiar y en su familia no habla “de política”. Recordó que fue su nieta quien le avisó sobre el atentado a la vicepresidenta y que cuando le comentó que habían detenido a Brenda se lo “contó bien”.

Según su relato, Agustina conoció a Brenda en el bachillerato para adultos pero dejaron de verse durante la pandemia y retomaron el contacto hace un mes a través de mensajes de texto. “La desgracia que tiene [Agustina] es haberse encontrado con esa amiga”, aseguró la mujer que según dijeron los vecinos se descompensó luego del episodio y sus declaraciones a la prensa.