"El agua no se vende"

·3  min de lectura

OAXACA, Oax., septiembre 5 (EL UNIVERSAL).- Habitantes de San Bartolo Cotoyepec, comunidad zapoteca de los Valles Centrales de Oaxaca, tomaron las instalaciones de la refresquera Gugar e instalaron un plantón indefinido para exigir la salida de la empresa de su territorio, así como "un alto" al saqueo del agua de la población.

Alrededor de las 5:00 horas de la mañana de este lunes, los pobladores encabezados por sus autoridades agrarias, municipales y el exdiputado local por el PT, Flavio Sosa Villavicencio, ahora militante de Morena, marcharon desde la plaza principal hacia donde se encuentra ubicada la empresa y sobre los accesos principales colocaron lonas en las que demandan su expulsión.

Con consignas como "¡Fuera Gugar!" y "¡Gugar, entiende, el agua no se vende"!, alrededor de 800 personas, según informaron los coordinadores de la protesta, se reunieron para exigir la salida de la empresa de la comunidad, asegurando que por la extracción del líquido se han registrado socavones en las cercanías.

"Todos como ciudadanos tenemos el deber y el derecho de defender lo que es nuestro (…) estas personas son cobardes, el día de ayer y antier estuvieron saqueando su empresa porque no quieren que el pueblo de San Bartolo les vacíemos su empresa, la que fundaron con nuestros recursos naturales que se llevaron, con la que se enriquecieron con nuestra agua que tan cuidadosamente conservamos en represas en la parte alta del cerro, para que en esta parte baja ellos la estén saqueando. ¡Ya basta! A partir de hoy ni un garrafón más. ¡Fuera de San Bartolo!", expresó una de las mujeres que participó en la protesta.

Los manifestantes dieron a conocer que ya recibieron un oficio del gobierno de Oaxaca en el que les solicitaron una mesa de diálogo a través de la Secretaría General de Gobierno (Segego).

La postura de la comunidad fue favorable para iniciar un diálogo con las autoridades estatales, pero manifestaron que se mantendrán firmes en su postura de que Gugar debe restituirles sus tierras y dejar la población con la finalidad de que no continúe con la extracción de agua del subsuelo para la elaboración de sus productos, principalmente refrescos y agua embotellada.

La decisión de los pobladores de expulsar a la refresquera fue tomada en asamblea comunitaria en agosto pasado, y como antecedente han señalado que desde agosto de 2018 el Tribunal Unitario Agrario resolvió que las tierras pertenecen a la comunidad de San Bartolo Cotoyepec, tras un juicio que inició en el año 2007. Sin embargo, la sentencia también establece que la comunidad debe pagar a la empresa por la infraestructura o naves que ha construido para el desarrollo de su actividad industrial.

En un avalúo realizado por Gugar, reclama como indemnización la cantidad de mil 103 millones de pesos; el avalúo realizado por la población resultó en que el valor de la empresa es de 13 millones de pesos. Ante esta diferencia en el monto, el Tribunal Unitario Agrario solicitó la intervención de un tercer perito evaluador y el cual está a cargo de la Fiscalía General de la República (FGR).

Mientras tanto, los habitantes de San Bartolo Coyotepec afirmaron que se mantendrán en un plantón indefinido y no permitirán la operación de la empresa. Y que su posición ante el Gobierno de Oaxaca es que si quiere pagar los mil 103 millones de pesos a Gugar, que lo haga; pero que la empresa tiene que salir de sus tierras.