El agua del Rin en Países Bajos cae a su nivel medio más bajo en un agosto

·2  min de lectura

La Haya, 18 ago (EFE).- El nivel del agua del río Rin en su acceso a Países Bajos ha caído a 6,48 metros, el dato más bajo jamás medido por la Dirección General de Gestión del Agua (Rijkswaterstaat) en un mes de agosto, mientras el gobierno neerlandés advierte de que las precipitaciones esperadas estos días no son suficientes para reducir la escasez de agua.

Según las cifras de Rijkswaterstaat, el nivel del Rin a su paso por Lobith, un pueblo de la provincia neerlandesa de Gederland (este), es de 6,48 metros sobre el Nivel Normal de Ámsterdam (NAP), el nivel de referencia medio en marea alta, cuando en esta época del año la media es de 8,30 metros sobre el NAP.

Es excepcional que el Rin alcance este mínimo histórico en verano, puesto que el río suele caer a su nivel de agua anual más bajo en otoño, cuando el agua de deshielo ya no fluye hacia el río desde los Alpes.

El nivel más bajo registrado hasta la fecha fue de 6,49 metros, medido el 29 de octubre de 2018.

La cantidad de agua que ingresa a Países Bajos en Lobith también ha disminuido: el martes estaba ligeramente por debajo de los 700 metros cúbicos por segundo, ahora ha bajado a menos de 680 metros cúbicos. Una descarga de menos de 800 metros cúbicos en verano solo se ha producido antes en 1976 y 1949.

A pesar de que se espera que las precipitaciones previstas para hoy y mañana suban lentamente el nivel de la cuenta del Rin, esta se volverá a secar a partir del sábado por las altas temperaturas.

La mayor parte del Rin atraviesa Alemania con 695 kilómetros de largo y Suiza con 367 kilómetros, mientras que 161 kilómetros pasan por Países Bajos.

Los problemas causados por la actual sequía están aumentando y cada vez es más difícil satisfacer la demanda de agua en varias zonas en Países Bajos, según el Monitor de Sequía establecido por el gobierno neerlandés.

La cantidad de agua que ingresa a Lobith determina la profundidad navegable y la disponibilidad de agua para la agricultura, la naturaleza y el agua potable en gran parte de Países Bajos.

A excepción del agua potable, el resto de sectores se están viendo afectados por la escasez y algunas regiones están utilizando bombas adicionales para suministrar agua suficiente, especialmente en el oeste, donde aumenta el riesgo de salinización.

El bajo nivel de agua en los ríos en Países Bajos está generando cada vez más preocupación al transporte marítimo, puesto que la profundidad de navegación sigue disminuyendo, y los tiempos de espera son cada vez mayores.

(c) Agencia EFE