Vasos desechables y bolsas de té liberan nanopartículas de plástico con agua caliente

·3  min de lectura

Billones de nanopartículas de plástico, potencialmente peligrosas, terminan en el medioambiente tras desprenderse de vasos de plástico, bolsas de té y casi cualquier cosa que facilita la vida moderna.

Algunos utensilios —como los biberones de polipropileno y las bolsitas de té de tereftalato de polietileno— desprenden partículas de plástico en alimentos y líquidos calientes. Sin embargo, aún se desconocen los efectos que dichos nanoplásticos tienen en la salud humana.

Lo mismo sucede con los vasos de cartón desechables forrados con plástico y las bolsas de nailon utilizadas para cocinar. Si bien resultan de lo más prácticos, sueltan billones de minúsculas partículas de plástico en cada litro de agua con el que entran en contacto.

Un estudio en el que intervino Christopher Zangmeister, investigador del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología de Estados Unidos, trató de determinar si las películas de plástico de calidad alimentaria también dan origen a estas partículas.

A decir de las autoridades de la Unión Europea, las nanopartículas que inhalamos del medioambiente son tan pequeñas (miden apenas un milmillonésimo de metro) que pueden perforar las membranas de las células humanas y entrar en la sangre, desplazándose al corazón y el hígado.

Por otra parte, la quema de combustibles fósiles también produce nanopartículas. En tanto, ciertos artículos de consumo contienen nanopartículas cuyos efectos en la salud y el medioambiente aún son objeto de estudio.

¿Y LAS CONSECUENCIAS?

Desde 2013, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos ha investigado las consecuencias de los aditivos con nanocombustibles de diésel (por ejemplo), los nanotubos de carbono y las nanopartículas de óxido de cerio, dióxido de titanio, plata y hierro.

Todos esos materiales se utilizan en productos que abarcan desde componentes electrónicos, ropa, pintura y protectores solares, hasta cosméticos, aditivos para combustible, purificadores de agua y suministros biomédicos.

A fin de evaluar la película plástica de calidad alimentaria, Zangmeister y sus colegas vertieron agua caliente o a temperatura ambiente en bolsas de nailon para cocción lenta, así como en los vasos de cartón forrados con polietileno de baja densidad que ofrecen varios proveedores.

Seleccionaron vasos desechables de 350 mililitros que llenaron con agua caliente. Luego de un lapso de 20 minutos detectaron concentraciones de hasta 5.1 billones de nanopartículas de plástico por litro de agua.

Repitieron la prueba vertiendo un litro de agua caliente en bolsas de cocción lenta. Transcurrida una hora, descubrieron que el agua de cada bolsa contenía hasta 35 billones de nanopartículas de plástico. Esto es siete veces la cantidad observada en los vasos desechables.

No obstante, cuando vertieron agua a temperatura ambiente en ambos tipos de contenedores, el desprendimiento de nanopartículas fue considerablemente menor.

CONCLUSIONES PREVIAS

La conclusión de los investigadores es que, para que un individuo ingiera el equivalente a una nanopartícula por cada siete células de su cuerpo, es necesario que consuma el agua caliente de 13 vasos desechables forrados con plástico. O bien, medio litro de agua caliente de una bolsa de nailon para cocción lenta.

Por último, con base en los parámetros actuales de la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos, los investigadores determinaron que la cantidad de nanopartículas que los plásticos de calidad alimentaria desprenden en el agua es muy inferior al nivel que se considera seguro para consumo humano.

La nanotecnología es un campo relativamente nuevo, por lo que aún se desconocen los niveles aceptables para la exposición humana y ambiental.

Aunque algunos nanomateriales conllevan riesgos de incendio y explosiones de polvo, lo más preocupante es la exposición por inhalación. Algunos estudios con animales apuntan a que producen complicaciones como inflamación, fibrosis y cáncer.

Trabajadores y técnicos de laboratorio e industriales deben usar equipo de protección personal, el cual incluye respirador, guantes de nitrilo y ropa adecuada. N

(Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek)

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:

Microplásticos son detectados en pulmones y sangre de humanos

Microplásticos: del mar a tu sangre y estómago

Los microplásticos llegan hasta la nieve del Ártico y los Alpes

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.