¿Quién fue el agresor? Juez falla sobre asesinato en un lavadero de autos de Miami grabado en video

·5  min de lectura

Todo empezó con una pelea por el estacionamiento en un lavadero de autos de Miami. Un hombre en un SUV sacó una pistola. Luego, el dueño del negocio hizo lo mismo.

Todo terminó cuando el pasajero del SUV, Said Silwany, se dirigió hacia John Haugabook, de 64 años, y le disparó varias veces en el pecho al dueño del lavadero de autos, que quedó registrado en un video de vigilancia.

No es de extrañar que Silwany alegara defensa propia en virtud de la ley “Stand Your Ground” de la Florida, argumentando que Haugabook estaba a punto de apuntarle con su arma, un caso más de ciudadanos armados en Miami enfrentándose en un espacio público. Sin embargo, un juez de Miami-Dade se negó a desestimar el cargo de asesinato en segundo grado y falló que Silwany fue el claro agresor.

“Silwany estaba a escasos pies de su auto mientras Haugabook sostenía el arma a su lado”, escribió el juez de circuito de Miami-Dade Miguel de la O en una decisión publicada a finales del mes pasado. “Pero tomó una decisión consciente de no hacerlo, empeoró la situación acercándose agresivamente a Haugabook, y ahora busca ser eximido por matar a Haugabook”.

Silwany, de 32 años, permanece en una cárcel de Miami-Dade a la espera de un juicio con jurado. Sus abogados defensores, Pat Dray y Abe Laeser, dicen que estudiarán la posibilidad de apelar.

“Él confía en que un jurado llegará al resultado correcto”, dijo Dray sobre su cliente. “El video es muy claro: Haugabook fue el agresor”.

Stand Your Ground

La ley “Stand Your Ground” de la Florida, aprobada por primera vez en 2005, ha sido durante mucho tiempo un pararrayos de la controversia: eliminaba la obligación de retirarse cuando se enfrentaba a un agresor que amenazaba con la muerte o grave daño corporal. También otorgó a los jueces la capacidad de conceder “inmunidad” a alguien que consideraran que había actuado en defensa propia, y posteriormente obligó a los fiscales a asumir en esas vistas la carga de demostrar que el acusado no había actuado en defensa propia.

En los últimos 17 años, esa defensa se ha invocado en numerosos casos de tiroteos en espacios públicos, incluyendo el asesinato de Trayvon Martin en Sanford en 2012. Aunque el agresor George Zimmerman no pidió una audiencia de inmunidad previa al juicio, el jurado que lo absolvió escuchó las instrucciones legales de que Zimmerman no tenía “obligación de retirarse”.

En el caso de Silwany, el juez dictaminó que sí tenía el deber de retirarse porque fue el agresor inicial.

Al igual que Silwany, muchos otros acusados de alto perfil han solicitado inmunidad antes del juicio, y han perdido.

Entre ellos están Omar Rodríguez, de Kendall, que disparó y mató a un hombre desarmado en una disputa por un excremento de perro; cuatro jóvenes acusados de golpear a hombres homosexuales en un desfile del Orgullo en South Beach; y Curtis Reeves, de Tampa, que disparó y mató a un cliente desarmado de un cine después de que este le lanzara palomitas (Reeves fue absuelto en un juicio con jurado).

En otro caso notable en un lavado de autos de Miami-Dade, los fiscales citaron la ley Stand Your Ground de la Florida para no presentar cargos contra un empleado que disparó y mató a un posible ladrón de autos en el lavadero de autos South Beach Finest Hand Car Wash en 2018.

El tiroteo

El tiroteo de Haugabook ocurrió el 22 de octubre de 2021, alrededor de las 4 p.m. en el lavadero de autos junto a una tienda de licores en 9125 NW 22 Ave.

Esa tarde, un Dodge Durango conducido por la hermana de Silwany se estacionó en el área del lavado de autos. Haugabook se acercó y les pidió que movieran el SUV porque no iba a lavar su vehículo.

La hermana movió el SUV a otro lugar en la misma área. Silwany, uno de los pasajeros, se bajó y entró en la licorería. Al salir, según muestra el video, se le vio empuñando una pistola “sin ninguna provocación”, según una orden de detención.

El video mostró que Haugabook sacó entonces su propia pistola, dejándola apuntando hacia abajo. Los dos “intercambiaron palabras” antes que Silwany avanzara y los dos parecieran discutir. Entonces, cuando la discusión se intensificó, Silwany disparó 11 veces contra el propietario, que pareció tratar de disparar antes de caer al suelo.

En el video se ve a Silwany recogiendo el arma del hombre herido de muerte. Según la Policía, Silwany volvió a subir al SUV y el grupo se marchó.

Durante una audiencia el mes pasado, el video fue analizado en detalle.

Silwany, según sus abogados, abrió fuego porque vio que Haugabook —que era un delincuente convicto y no debía poseer un arma— había colocado una bala en el directo de su pistola con un cargador de 30 balas. Silwany creyó que estaba en proceso de levantar el brazo, dijeron los abogados.

“Sencillamente, respondió a una amenaza mortal clara y activa de un hombre armado que intentaba apuntarle directamente con su pistola cargada”, escribió Dray.

Pero el juez estuvo de acuerdo con el fiscal Justin Funck, diciendo que el video no respalda la afirmación. En su orden de 13 páginas, De la O se esfuerza por señalar que en un lugar donde ambos hombres tenían derecho a tener un arma Silwany fue demasiado lejos.

Dijo que Haugabook sacó el arma cinco segundos antes que Silwany “se dirigiera” hacia el hombre, y “sacar el arma no es una base objetiva para creer que alguien va a dispararla de forma inminente”.

Y Haugabook pareció levantar la mano para señalar un lugar de estacionamiento, pero nunca apuntó con el arma a Silwany, dijo el juez.

De la O subrayó que “nada de lo que hizo Haugabook podía llevar a una persona razonable a creer que estaba en peligro inminente de que le dispararan”, y añadió: “Poseer y mostrar un arma, por sí solo, no es suficiente para justificar el asesinato de una persona”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.