La agresividad de los coyotes contra los migrantes es cada vez mayor.

Con tal de cobrar su dinero, los coyotes o polleros son capaces de cualquier cosa. A muchos migrantes les colocan un brazalete que indica cuánto pagaron. No pocos se niegan a hablar del tema, pero se sabe que detrás de esto hay violencia e intimidación.