Agreden otros símbolos además de las estatuas confederadas

La estatua de un soldado confederado y su pedestal son colocados en un camión de carga el domingo 21 de junio de 2020, en el Capitolio de Raleigh, Carolina del Norte. (AP Foto/Allen G. Breed)

RALEIGH, Carolina del Norte, EE.UU. (AP) — Espectadores en la capital de Carolina del Norte vitorearon el domingo por la mañana cuando cuadrillas de trabajadores terminaron la tarea iniciada por los manifestantes el viernes por la noche y retiraron una estatua confederada de la cima de un monumento de 232 metros (75 pies) de altura.

En el otro extremo del país, una protesta pacífica en Portland, Oregon, contra la injusticia racial se tornó violenta en la mañana después que policías con porras usaron granadas aturdidoras para dispersar a la muchedumbre que arrojaba botellas, latas y piedras contra los agentes cerca del Centro de Justicia.

Medios noticiosos reportaron que cuadrillas de trabajadores enviadas por el gobernador de Carolina del Norte, el demócrata Roy Cooper, retiraron la estatua y empezaron a derribar el obelisco sobre el que se encontraba.

Otras dos estatuas confederadas fueron retiradas el sábado de los jardines del Capitolio estatal en Raleigh. Cooper ordenó su retiro después de que los manifestantes derribaron otras dos estatuas confederadas el viernes por la noche, amarrando una de ellas por el cuello y colgándola de un poste eléctrico.

“Los monumentos a la supremacía blanca no deben estar en lugares de lealtad al país, y ya es tiempo de que estos dolorosos monumentos sean retirados de una manera legal y segura”, afirmó Cooper en un comunicado de prensa el sábado.

Una ley de 2015 prohíbe el retiro de estatuas sin la aprobación de un comité histórico estatal, pero Cooper indicó que actuó bajo una excepción a esa ley debido a la preocupación por los riesgos que se corren cuando los manifestantes intentan derribar las estatuas por sí mismos.

Desde hace años Cooper se ha manifestado a favor de que las estatuas sean retiradas. Los republicanos lo culparon de no ordenarle a la policía que adoptara posturas más firmes el viernes por la noche para proteger los monumentos.

En Baltimore, una estatua y un monumento a George Washington en un parque de la ciudad fueron vandalizados con pintura roja. El periódico The Baltimore Sun reportó que el monumento en el Parque Druid Hill en el noroeste de la ciudad también tenía la frase “Destruyan a los racistas” y las iniciales del movimiento Black Lives Matter escritas en la base.

El domingo por la mañana, la policía informó que no había recibido ninguna denuncia de vandalismo.

Baltimore retiró varias estatuas y monumentos ligados a la Confederación en 2017.

Conforme estatuas y monumentos de la Confederación son blanco de ataques a lo largo del sur del país, detonados por la muerte del afroestadounidense George Floyd a manos de un policía de raza blanca en Minneapolis, los manifestantes también han enfocado su indignación en los Padres Fundadores de Estados Unidos que tenían esclavos, entre ellos Washington.

En California, los manifestantes se lanzaron el fin de semana contra estatuas y bustos del expresidente Ulysses Grant, quien dirigió al Ejército de la Unión que derrotó al Confederado; de Francis Scott Key, que escribió “The Star Spangled Banner”, el himno nacional estadounidense; y del misionero español Junípero Serra, a quien se le acredita la llegada del catolicismo al oeste de Estados Unidos. Grant y Key tuvieron esclavos en ciertas épocas de sus vidas.