No agredí a Sabina; la oposición quiere afectar mi libertad: Ackerman

·5  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 14 (EL UNIVERSAL).- El académico e investigador John Ackerman aseguró hoy sábado en su cuenta de Twitter que existe una campaña en su contra para coartar su libertad de expresión. Además, indicó que lo ocurrido durante la última emisión del programa "John y Sabina", en Canal Once, en donde no tuvo interacción con su excompañera, la dramaturga Sabina Berman, "no implica agresión alguna", sino que, por el contrario, demostró "un respeto absoluto a las palabras y la libertad de expresión de la señora Berman".

La ruptura de Sabina Berman y John Ackerman se hizo pública el pasado 3 de noviembre, durante la emisión del penúltimo programa, en donde se le vio tensos. Días después, esas diferencias las llevaron a Twitter en donde se lanzaron acusaciones que iban desde machismo hasta sabotaje. El martes 10, la discusión escaló nuevamente a la pantalla de televisión.

Ante la situación, Canal Once dio a conocer que, de común acuerdo, "John y Sabina" terminaba anticipadamente. Sin embargo, Sabina Berman dio a conocer que hubo una edición en el programa, pues Ackerman renunción durante la grabación, pero fue borrado de la emisión que se vio en pantalla. Hasta ahora, la televisora ha informado que el investigador tendrá un programa en solitario el próximo año y está en pláticas con la dramaturga para una coproducción entre el Once y Canal 14.

Ackerman se había mantenido en silencio respecto a esta situación, hasta hoy. En un hilo de Twitter expuso diez puntos "para aportar a una reflexión colectiva ecuánime y respetuosa", sobre lo que consideró un "intento de la oposición de imponer la programación y controlar los contenidos del Canal Once". Así, el investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, indicó que durante los sexenios de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto "fue censurado de la manera más grotesca por la radio y la televisión, pública y privada" y que hoy "se busca dar continuidad a esta misma estrategia de censura y de silencio".

"Pero quien ejerce la censura en esta ocasión no es el gobierno sino poderosas redes del sector privado y de la 'sociedad civil' vinculadas al viejo régimen", escribió. Además, sostuvo que ha sido un "blanco" para la oposición porque es de las pocas personas que desde los medios de comunicación y la esfera académica "ha logrado tejer y difundir ampliamente una narrativa a favor de la 4T" y porque su esposa, Irma Eréndira Sandoval, secretaria de la Función Pública, "es la principal responsable de la cruzada del Presidente López Obrador en contra de la corrupción con la cual fueron cómplices una gran parte de los actores que ahora se encuentran en la oposición".

Respecto a lo que calificó como "diferendo" con la dramaturga Sabina Berman, aseguró que "no tiene absolutamente nada que ver con el asunto de género" y aseguró que jamás ha ejercido ningún acoso o agresión por motivos de género de manera directa o indirecta, ni en el ámbito privado ni en ninguno de los espacios en los que ha colaborado. "Soy un hombre profundamente comprometido con la plena equidad de género y tanto mi familia como mis colegas de trabajo pueden atestiguar que tengo una trayectoria absolutamente intachable en la materia y que todos los días participo activamente en la lucha frontal en contra del sistema patriarcal que nos lastima a todas y todos", atajó.

Y añadió: "La verdadera victimaria en el contexto del ahora extinto programa de 'John y Sabina' del Canal Once no fue un servidor sino la dramaturga. Son muy bien conocidos por la audiencia sus constantes interrupciones y burlas durante las transmisiones del programa, en ejercicio pleno de su libertad de expresión pero con evidente falta de respeto tanto para su compañero de trabajo como para los invitados y las invitadas".

Ackerman aseguró que la actitud de Berman "también se reproducía trás bambalinas con agresiones permanentes en contra de los integrantes de la producción, sobre todo hacia las mujeres del equipo". Asimismo indicó que Berman lo ha acusado públicamente en redes sociales de ser "ratero", "vándalo", "acosador" y "misógino", "sin aportar prueba alguna que pudiera sustentar sus dichos".

Respecto a su actitud durante el último programa, en donde ignoró el planteamiento de Berman para discutir sobre la violenta dispersión de manifestantes en Cancún, indicó: "Mi silencio en respuesta a los exabruptos y las interrupciones de la dramaturga, totalmente fuera del guion de la producción y en abierta violación al formato acordado previamente, durante el programa del pasado 10 de noviembre, no implica agresión alguna en su contra sino todo lo contrario. Demuestra un respeto absoluto a las palabras y la libertad de expresión de la señora Berman junto con una voluntad de avanzar con el programa y no protagonizar un espectáculo público innecesario en la presencia del Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, a quien habíamos invitado para hablar sobre la nueva normalidad en el sistema educativo".

En este sentido Berman ha señalado en redes sociales que la discusión de un tema coyuntural al inicio de cada emisión, formaba parte del guion establecido para cada programa. Ackerman abundó en que existe una campaña que busca cancelar la posibilidad de que pueda contar con un nuevo programa de televisión en el Canal Once. Y es, que, dijo, la oposición quiso censurar y controlar los contenidos del programa de "John y Sabina", que él había diseñado y armado.

Al inicio del programa lanzado en mayo de 2019, "John y Sabina" fue acusado en distintas ocasiones por usuarios de redes sociales, así como por especialistas y columnistas de tener tintes propagandísticos a favor de la "Cuarta Transformación". Y sentenció: "Lo que se busca es limitar mi libertad de expresión al cerrar los espacios donde pueda divulgar mis ideas".

"No es coincidencia, por ejemplo, que las voces que más han promovido el linchamiento público en mi contra durante los últimos días son precisamente personajes que laboran en las cadenas de televisión y radio privadas del país", dijo. Finalmente, indicó que está acostumbrado a los ataques. "Que ladren, Sancho, señal de que avanzamos", escribió y pidió apoyo a sus seguidores frente a este "nuevo" ataque que busca "afectar" su libertad de expresión.