"Agradécele" a ellos la escasez de gasolina: los capos del huachicoleo en México

Oscar Balderas

Si hubiera que ubicar dónde comienza la responsabilidad de la crisis de desabasto de gasolina en México, habría que empezar por esta lista de nombres. Se trata de cinco hombres con un largo trayecto criminal, quienes tienen como rasgo en común que comenzaron a delinquir siendo muy jóvenes y que tras una larga temporada como sicarios, secuestradores, extorsionadores, se volcaron en sus grupos criminales a uno de los delitos que más afectan al país y que deja mayores dividendos para los cárteles: el robo de combustible.

Son cinco hombres que bajo su violento liderazgo tienen a comunidades enteras rendidas ante el huachicoleo. Con violencia y dinero, someten a autoridades locales, las obligan a mirar hacia otro lado mientras ordeñan los ductos de Petróleos Mexicanos, se ganan la protección de las comunidades donde se esconden revendiéndoles gasolina robada y se hacen millonarios mercando combustible a gasolineras, ingenios azucareros, acereras y hasta grandes empresas en Estados Unidos que compran gas y petróleo a precio de remate.

En su ambición por meterse billetes a las bolsas, estos cinco capos le quitan al país unos 60 mil millones de pesos anuales y, a cambio, dejan una estela de asesinatos, raptos y narcofosas en la sangrienta batalla por monopolizar el negocio del huachicoleo.

El Bukanas. Líder de Los Zetas.

Nombre: Roberto de los Santos de Jesús
Alias: El Bukanas
Organización: Los Zetas
Zona de influencia: Puebla y Veracruz

El Bukanas es uno de los pocos líderes huachicoleros en México por los cuales el gobierno mexicano pagaría un millón de pesos en recompensa a quien ofrezca datos fehacientes que lleven a su captura. Este excomandante de la policía municipal veracruzana en la zona serrana de Zongolica inició en el crimen organizado como entrenador de "estacas" para Los Zetas hace cerca de una década. Ha enseñado a cientos de jóvenes a matar, descuartizar y disolver en ácido. Un sádico jefe de sicarios que aterrorizó por años la frontera entre...

Sigue leyendo en HuffPost