Agonizan comercios del Centro Histórico de Puebla por pandemia del Coronavirus

NALLELY CASTILLO
Agonizan-comercios-del-Centro-Histórico-de-Puebla
Agonizan-comercios-del-Centro-Histórico-de-Puebla

El Coronavirus SARS-CoV2 está matando al comercio del centro histórico de la capital poblana, pues debido a la poca afluencia de personas sus ventas se han desplomado 90 por ciento, lo que ha provocado que hasta el momento ocho mil negocios formales cierren sus puertas.

El presidente del Consejo de Comerciantes del Centro Histórico, José Juan Ayala Vázquez, explicó que tienen agremiados diez mil establecimientos, de los cuales cerca del 80 por ciento se encuentran cerrados, lo equivale a al menos 20 mil familias afectadas, pues se quedaron sin ingresos.

Además, aproximadamente 300 de estos comercios ya anunciaron que no podrán volver a abrir, pues la crisis provocada por la pandemia se llevó todos sus recursos; mientras que algunos intentan mantenerse a flote y tratan de abrir aunque sea sólo los fines de semana, pues necesitan ingresos para no cerrar definitivamente.

El sector podría tardar meses en recuperarse, pues al volver a abrir los comerciantes tendría que hacerlo tomando medidas de prevención higiénicas y de seguridad, por lo que hasta finales del año empezarían a ver sus ganancias.

 

La caída del comercio en Puebla

El pasado 10 de marzo se registró el primer caso de Coronavirus en Puebla y desde ese día comenzó la crisis para los comerciantes del Centro Histórico, pues las autoridades de los tres niveles de gobierno recomendaron a la ciudadanía no salir a las calles ni acudir a lugares concurridos para evitar los contagios.

El 27 de marzo, José Juan Ayala dio a conocer que debido a esta emergencia sanitaria hasta mil 500 negocios habían cerrado sus puertas y los que continuaban abiertos reportaban una caída del 70 por ciento en sus ventas.

En ese momento, entre cuatro mil 500 y cinco mil familias ya estaban siendo afectadas por esta situación, pues su economía dependía de los negocios que ya habían cerrado.

Para el 8 de abril, el Coronavirus ya había provocado el cierre de dos mil 500 negocios y desde ese momento, el líder de los comerciantes había advertido que muchos de estos no podrían volver a abrir.

Para ese entonces ya sumaban alrededor de seis mil familias afectadas, por ello, reprochó a las autoridades federales no brindar apoyos a los empresarios, como el diferir el pago de impuestos para que estos pudieran sostener su economía y al mismo tiempo su plantilla laboral.

Te puede interesar: Agoniza comercio del centro de la ciudad de Puebla; 8 mil negocios cierran

El pasado 16 de abril, el subsecretario de Salud federal, Hugo López Gatell, anunció la extensión de la cuarentena en México hasta el 30 de mayo, pues el pico de los contagios se espera sucederá entre el 8 y 10 de mayo.

Esta situación representó un nuevo golpe a la economía de los empresarios; el líder de los comerciantes del Centro Histórico aseguró que “cerrar dos meses los negocios acabaría con el comercio formal de la capital poblana”, principalmente por la falta de apoyo por parte de la Federación.

“Simple y sencillamente acabaría con el comercio formal como lo conocemos, se terminaría, no sé ni siquiera cómo estaría para el 1 de junio”, dijo.

Por si esto fuera poco, debido al incremento de los contagios el pasado 20 de abril, el gobierno municipal de Puebla ordenó cerrar el flujo vehicular en algunas calles del Centro Histórico, decisión que rechazaron los empresarios por considerarlo innecesario, pues con ello sólo “están matando la vida económica” de dicha zona.

Los líderes empresariales aseguraron que el Ayuntamiento de Puebla tomó la decisión sin tomarlos en cuenta, a pesar de que aún hay comercios que luchan por mantenerse abiertos.

 

Los restaurantes también han sido afectados

La presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Olga Méndez Juárez, mencionó que por el Coronavirus hay 500 restaurantes cerrados en la capital, de los cuales al menos 20 no volverán a abrir.

Las ventas de este sector se han desplomado hasta 90 por ciento, y la situación se complicó aún más cuando el gobierno estatal emitió dos decretos, uno para prohibir la venta de bebidas alcohólicas abiertas y otro para impedir el servicio en los locales, pues sólo se permite la venta de comida para llevar.

Cabe destacar que al menos 20 restaurantes decidieron reabrir sus puertas al público, pues su economía ya no resiste continuar pagando la nómina a sus trabajadores sin obtener ingresos.

 

Empresarios desesperados piden ayuda a las autoridades

Debido a la crisis económica que el sector privado enfrenta por la pandemia, solicitaron el apoyo de las autoridades municipales, estatales y federales.

El gobierno de Barbosa Huerta anunció derogaciones específicas en el cobro de varios impuestos: el Impuesto Sobre la Nómina, el Impuesto Sobre el Hospedaje y el de Sorteos hasta septiembre de 2020, así como otorgar créditos a las micro, pequeñas y medianas empresas.

Asimismo, el gobierno municipal, encabezado por Claudia Rivera Vivanco, entregará apoyos de diez mil pesos a micro emprendedores, monto que no tendrán que devolver.

Lee también: Cabildo avala establecimientos de comida y bebidas no alcohólicas solo tendrán servicio de envió

Mientras que el gobierno federal no ha lanzado ninguna estrategia para ayudar a los empresarios; debido a lo cual se firmó un acuerdo entre el Consejo Mexicano de Negocios (CMN) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para otorgar créditos por hasta 12 mil millones de dólares a 30 mil micro, pequeñas y medianas empresas.

Este acuerdo no agradó al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, pues durante su conferencia matutina criticó el “modito” en que los empresarios actuaron, pues no permitiría una deuda más para el país.

Sin embargo, posteriormente se aclaró que los mismos empresarios serán quienes paguen sus adeudos, a lo que el Ejecutivo federal dijo estar de acuerdo con el préstamo mientras éste no le cueste a la nación.

Con información de Diario Puntual