Agitación social arrincona democracia de Ecuador, poniendo en riesgo presidencia de Lasso

·4  min de lectura
Dolores Ochoa/AP

Ecuador entró el miércoles en su décimo día de protestas emprendidas en rechazo del alza de la gasolina y el alto costo de la vida, en un nuevo episodio de agitación social que está poniendo en jaque al gobierno de Guillermo Lasso.

Las manifestaciones están creando las condiciones para que líderes de la oposición en la Asamblea Nacional puedan invocar la denominada “Muerte Cruzada”, instrumento constitucional que interrumpiría los períodos de funciones de la presidencia y del parlamento y llevaría a la convocatoria de nuevas elecciones, advirtieron analistas.

Las manifestaciones han dejado hasta el momento dos muertos y 145 heridos. Entre los lesionados se encuentran 61 policías y 10 soldados.

Manifestantes liderados por movimientos indígenas han mantenido sus jornadas de protestas en varias ciudades del país, enfrentándose a agentes del orden público aún cuando Lasso ha declarado el estado de emergencia en seis provincias del país.

El ministro del Interior de Ecuador, Patricio Carrillo, dijo que 18 patrullas y una central policial fueron incendiadas el martes en la ciudad de Puyo, donde también murió uno de los manifestantes que la policía dice que cargaba explosivos.

“Gente en estado etílico generaba turbas impresionantes que no dejaban que las personas puedan atenderse en términos de salud, el paso de ambulancias, de víveres”,dijo Carrillo. “El desabastecimiento ya en la ciudad llegaba a niveles intolerables”.

Aun cuando las manifestaciones parecieran ser consecuencias directos de los problemas económicos causados por la pandemia del coronavirus, observadores temen que la situación podría ser explotada por opositores dentro de la Asamblea Nacional para aplicar el instrumento de Muerte Cruzada.

Es muy poco el respaldo que Lasso cuenta dentro del parlamento ecuatoriano, donde dirigentes vinculados al correísmo, movimiento leal al ex presidente Rafael Correa, podrían estar interesados en aprovechar la volatilidad del país y los bajos índices de popularidad de Lasso para ahondar el camino de elecciones adelantadas.

“Hay que esperar para ver cual es la situación dentro de la Asamblea Nacional para ver que es lo que resuelve”, dijo la analista política Jessica Jaramillo. “Las próximas 48 horas son cruciales para el país, y son cruciales para la democracia”.

Tomando nota de los niveles de violencias en Ecuador, el Departamento de Estado de Estados Unidos recomendó a los estadounidenses considerando viajar al país que no lo hagan, al tiempo que las autoridades del país andino advierten que las protestas están paralizando la economía del país generando pérdidas de más de $30 millones diarios.

“La situación está super complicada”, dijo el abogado Efrén Guerrero. “Lo que estamos viendo en este momento es una olla de presión que se ha desfogado de una manera muy reactiva por parte de los distintos sectores sociales” frustrados por la falta de respuestas a sus problemas por parte de los políticos tradicionales.

Las manifestaciones están siendo lideradas por los nutridos movimientos indígenas del país que protestan años de abandono y las dificultades económicas que padecen sus comunidades, pero estos no son los únicos que están marchando contra el gobierno.

“Las protestas incluyen también a un montón de gente que ha terminado muy golpeada en términos de su estilo de vida por la pandemia, muchos de los cuales se han visto lanzados hacía la miseria y están viendo en el gobierno el causal de todos sus males”, dijo Guerrero.

La peligrosidad de la situación fue advertida el martes por el ministro de Defensa, Luis Lara, quien dijo que el sistema democrático ecuatoriano está en peligro.

“La democracia de Ecuador está en serio riesgo ante la acción concertada de personas exaltadas que impiden la libre circulación de la mayoría de los ecuatorianos”, dijo en un pronunciamiento ante la prensa. Agregó que el caos parece ser el objetivo principal de los manifestantes.

“Estas acciones van más allá de la protesta ciudadana. Se trata de un intento deliberado de utilizar la violencia armada para atentar contra la democracia, amenazar a las instituciones.... “Coinciden con el brutal ataque criminal que el país ha venido sufriendo por parte de los narcotraficantes y el crimen organizado”, dijo el ministro.

Alarmados por lo que está sucediendo en las calles, varios sectores del país están solicitando al gobierno y los líderes de las manifestaciones que se sienten a negociar. Pero las posiciones de las partes están tan distanciadas que es difícil ver que las partes se pongan de acuerdo sin verse obligadas a conceder grandes concesiones.

“En el caso de los pedidos claves de la CONAIE (Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador), el gobierno no está en un lugar para contestarlos porque son las políticas prioritarias de la administración”, dijo Ailsa Rosales, analista senior para América Latina y el Caribe de S&P Global,

Por ejemplo, entre las cosas que está pidiendo la CONAIE es que el país no expanda la explotación petrolera y minera del país, y estos están entre los principales objetivos del gobierno de Lasso para incentivar el crecimiento económico del país, dijo.

Los líderes de los manifestantes también están exigiendo que el gobierno abandone sus planes de adoptar una reforma laboral, siendo ésta otra parte importante de los planes del gobierno, agregó.

Otro de los factores que también están entorpeciendo el diálogo es el decreto de Estado de Excepción, el cual convierte las protestas en actos ilegales.

Los dirigentes indígenas precisamente están exigiendo ahora que Lasso derogue el estado de excepción y que cese la represión para ellos sentarse en la mesa de conversaciones.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.