"El agente topo", de Maite Alberdi, un espía para toda la familia

Agencia EFE
·4  min de lectura

Madrid, 4 mar (EFE).- "La pandemia trastoca los planes de todos, pero no siempre para mal". Lo dice la directora chilena Maite Alberdi, creadora de la cinta de espías más deliciosa de los últimos años, "El agente topo", a la que la covid le ha abierto las puertas de los hogares y le ha regalado un público que no esperaba.

"En este año extraño, 'El topo' ha hecho algo maravilloso. Lo que ha pasado es distinto a lo que esperábamos, desde luego, y no tiene que ver con nuestra idea inicial, pero de repente, nos ha regalado oportunidades de audiencias que yo jamás habría pensado. Muchos niños vieron la película con sus papás en streaming y se quedan asombrados de ver tantas personas mayores juntas", señala.

Sorprendida y feliz, la cineasta se enorgullece de haber hecho visibles los ancianos a los más pequeños: "Se dan cuenta de que los mayores están tan aislados que ya no son parte de su visualidad cotidiana".

"Y -añade-, si no hubiera sido por la pandemia, ese tipo de público jamás lo hubiéramos tenido porque un papá jamás habría entrado con un niño o con un adolescente a un cine a ver 'El agente topo', pero en la casa, como película familiar, la ven juntos".

Alberdi habla con Efe desde su casa en Santiago de Chile donde tendrá que esperar a la noche del sábado 6 de marzo para saber si su documental logró convencer a los académicos españoles por encima de la mexicana "Ya no estoy aquí", la guatemalteca "La llorona" o la colombiana "El olvido que seremos".

Si ganara, sería la primera vez que se lleva el Goya Iberoamericano un documental, una aparente dificultad que, en los Óscar, se ha convertido en ventaja, ya que sigue su camino como nominada en su categoría y también entró como precandidata a mejor película internacional.

Este año, la gala de los Goya exige que los nominados reciban sus premios virtualmente, ya que las medidas sanitarias por la peligrosa expansión del coronavirus así lo aconsejan; a la directora le da pena "toda esta virtualidad y no poder compartir", y aunque sabe que "es un año difícil", lamenta "las formas".

Alberdi, responsable de otras 'delicatessen' documentales como "Los niños" (2016) o "La once" (2014), no esperaba este recorrido para "El agente topo", nominada en Sundance y ganadora en San Sebastián, entre otros reconocimientos.

"Sabíamos que íbamos a poder distribuirla en algunos países más que esas otras, pero no me esperaba tan buena recepción, ni que la temática sirviera de concienciación, porque cuando acabamos la película era bastante atemporal", señala la documentalista chilena.

La película sigue la investigación de un detective privado de ochenta años al que contratan para que se infiltre en una residencia de ancianos de Chile y averigüe si la madre de un cliente es maltratada por los cuidadores.

La directora define su documental como "cine negro que se va transformando en documental antropológico y de observación de las personas mayores, digamos -dice Alberdi con una sonrisa- que es un thriller documental".

"Todo lo que ha pasado con esta película ha sido excepcional" señala la directora quien valora el "espaldarazo" de su país a su documental", apoyándolo y entendiéndolo como película, sabiendo que puede generar las mismas emociones que cualquier otro tipo de cine".

"A mi me moviliza, me emociona, y siento esa responsabilidad también", apunta.

Es "una validación como higiene para la industria, para que no nos estén preguntando a los documentalistas que cuándo hacemos una ficción, como si uno se fuera a consagrar el día que hace una ficción. En realidad -advierte- no va a pasar esto".

Su forma de contar, admite, contiene momentos cómicos, porque un documental "puede ser un drama o una comedia, en realidad uno vive con estas emociones y contrastes, puedo estar en un duelo pero a la vez reír, y no hay una manera de contar. Es esa sutileza y esas contradicciones son las que trato de rescatar".

Desde su maestría, reconoce que elegir el tema es complicado, pero lo más difícil es "encontrar los personajes, los exactos que te ayuden a encarnar ese tema y que los representen bien. Eso es lo que toma más tiempo porque hay que hacer miles y miles de entrevistas".

Reconoce que, como tema de una película, le gustaría que algún político le dejara "seguirlo por años", aunque duda que "alguno se preste para eso", comenta.

De momento, va adelante con su nuevo documental que aborda las relaciones de una pareja en la que a uno de ellos le detectan un Alzheimer precoz.

Este año, opina, "hay grandes películas" nominadas a los Goya y le hace "mucha ilusión" estar ahí; "sé que la competencia está dura, pero eso está genial", concluye Alberdi, que espera que su cinta llegue a las salas españolas el 12 de marzo.

Alicia G.Arribas

(c) Agencia EFE