El agente de Jovic es acusado de blanquear dinero con su fichaje y el de otros jugadores

Estefanía Ramos

​ La Guardia Civil ha iniciado una investigación junto a la Agencia Tributaria contra varios representantes por delito fiscal y blanqueo de capitales mediante un entramado de sociedades con ramificaciones internacionales.

La Guardia Civil y la Agencia Tributaria en colaboración con Europol están llevando a cabo una investigación a varios ​agentes de futbolistas por delitos fiscales y de ​blanqueo de capitales. La investigación conocida como Operación Lanigan, fue iniciada por la Fiscalía Especial Contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada, y ha sido dirigida por el Juzgado Central de Instrucción 3 de la Audiencia Nacional. Entre los investigados se encuentra Fali Ramadani agente de Luka Jovic, Miralem Pjanic, Stefan Savic o Nicola Kalinic.

Según confirmaron fuentes de la investigación a la agencia EFE, los agentes supuestamente realizaban fichajes ficticios por una agencia de representación europea, Primus Consultance de la que Ramadani es uno de sus socios junto al exguardameta Nicola Danjanak.

Jovic,Stefan Savic

Es decir, ellos se encargaban de captar a jóvenes promesas, principalmente del fútbol serbio y rumano, y cuando un club europeo importante se interesaba por alguno de estos jugadores simulaban que había sido fichado por otro club que controlaban ellos, el Apollon Limasol de Chipre, pero para el que nunca llegaban a jugar y solamente se tuvo conocimiento de ello gracias a los documentos desvelados a través de Football Leaks.

De esta forma lo que pretendían era poder vender al jugador por más dinero y con beneficios fiscales, sin que los propios futbolistas supiesen que estaban siendo utilizados. Algunos de los clubes que habrían caído en esta trampa son el Real Madrid, el Atlético de Madrid, el Sevilla o el Celta de Vigo.

Este entramado habría comenzado a funcionar en el año 2015 y desde el citado medio señalan que la Guardia Civil comenzó la investigación en el año 2017 cuando Ramadani y Danjanak compraron dos lujosas viviendas en Calviá utilizando un complejo entramado societario para ocultar la verdadera titularidad de los mismos. Al parecer ambos habrían conseguido blanquear e introducir en España más de 10 millones de euros para mantener un lujoso nivel de vida.

Dentro del marco de la operación se ha procedido a realizar registros en domicilios y sedes de empresas en las Islas Baleares, Barcelona, Madrid, Málaga, Sevilla, Almería, Valencia, Asturias, Guipúzcoa, Vitoria y Pontevedra, y han sido intervenidos cuentos de documentos de múltiples sociedades, clubes de fútbol y bufetes de abogados. Además, fuentes de la información señalan que uno de los puntos clave para el funcionamiento del entramado era un despacho de asesoramiento fiscal radicado en Malta y con delegaciones en otros países, por lo que se solicitó la cooperación internacional.

De momento, además de  Danjanak y Ramadani  otras tres personas está siendo investigadas y tendrán que declarar en la Audiencia Nacional, además de al menos una decena de testigos.