Por el bien de la agenda demócrata, Biden no debe ser candidato en 2024 | Opinión

·4  min de lectura

Al borde del fracaso, el presidente Joe Biden puede acercarse a caminos aún más inciertos este noviembre, ya que las elecciones intermedias del Congreso amenazan con poner en peligro lo que queda de su modesta y moderada agenda, mientras sus índices de aprobación alcanzan un mínimo histórico.

Ante la obstrucción republicana cada vez peor y la espantosa resurrección de Donald Trump y otros candidatos de la derecha, Biden puede servir mejor a su país y a su futuro anunciando pronto que se hará a un lado en 2024; una medida que pudiera ayudar a los demócratas en las elecciones intermedias.

No se trata de la edad casi octogenaria de Biden ni de su baja popularidad, razones que la mayoría de los expertos y conocedores de Washington dan para que Biden no se postule. Más bien, lo crucial es que Biden carece del liderazgo audaz necesario para abordar las necesidades urgentes de Estados Unidos y evitar otra toma de posesión autoritaria por parte de los republicanos.

En lo que respecta a las crisis profundamente apremiantes, como el cambio climático, la atención médica reproductiva, la desigualdad económica, el derecho al voto y el control de las armas, Biden ha sido incapaz de inspirar a la nación o de superar el estancamiento legislativo impuesto por los republicanos (y por dos senadores demócratas conservadores: Joe Manchin, de West Virginia, y Kyrsten Sinema, de Arizona).

Para consagrar estas protecciones vitales para el pueblo estadounidense en la ley federal y evitar que en 2024 se repita lo de 2016, Biden debería despejar el camino para que un progresista viable e inspirador se postule y gane. Cuanto antes se retire Biden, antes podrán surgir esas alternativas prometedoras.

Incluso con las mayorías demócratas en el Congreso (con la vicepresidenta Kamala Harris como encargada del desempate en el Senado), Biden ha fracasado a la hora de cumplir con aspectos esenciales como el aumento del salario mínimo (que sigue estancado en unos míseros $7.25 por hora), una acción climática seria (¿recuerdan el Green New Deal?), el derecho al aborto, la prohibición de las armas de asalto y mucho más. ¿El plan Build Back Better? Se perdió.

El 11 de julio, RootsAction un grupo activista progresista con 1.2 millones de seguidores en línea con el que ocasionalmente trabajo— surgió como la primera organización nacional en pedirle: “¡No te postules, Joe!”. Confrontando “el doble imperativo de evitar que los republicanos se hagan con la Casa Blanca y de hacer avanzar una agenda verdaderamente progresista” en 2024, RootsAction dijo que volver a nominar a Biden “sería un trágico error”.

Como explica el cofundador de RootsAction, Jeff Cohen, “el debate actual sobre si Biden debe volver a postularse se centra demasiado en su edad y en las últimas encuestas. Pero es su actuación —su incapacidad para luchar por los trabajadores y enfrentarse a la obstrucción republicana y corporativa— lo que nos tiene preocupados de cara a 2024”.

Pía Gallegos, quien preside la junta de RootsAction, argumenta: “Necesitamos un presidente con la visión, el valor y el poder para conseguir el derecho al voto, una rápida transición a las energías renovables, la atención médica universal, el acceso al aborto en todos los estados y el control de las armas de asalto y de los cargadores de alta capacidad”.

Más allá de estas necesidades ampliamente populares, Biden se tambalea en términos puramente electorales. Casi dos tercios de los demócratas dicen que quieren un nuevo candidato en 2024. Un enorme 94% de los demócratas menores de 30 años no quieren que Biden sea el candidato. Sin embargo, Biden insiste en que se postulará. También lo hace Donald Trump, quien se perfila como una amenaza prodigiosa incluso después de las avalanchas de evidencia —gracias al comité del 6 de enero del Congreso— de sus actos traidores y potencialmente ilegales.

Estados Unidos no puede permitirse otros cuatro años de caos autoritario y despiadado nacionalismo blanco bajo el mandato de Trump o de otro republicano de derecha. Tampoco podemos permitirnos otros cuatro años de las escasas y lamentablemente inadecuadas reformas de Joe Biden que mantienen el statu quo corporativo.

A Biden le gusta declarar su amor por Estados Unidos. La mejor manera de demostrar a la nación lo mucho que le importa es negarse a postularse en 2024. Deja libre el camino para una nueva voz, una nueva visión audaz, un nuevo candidato.

No te postules, Joe.

Christopher D. Cook es un galardonado periodista y escritor.

©2022 Tribune Content Agency

Cook
Cook
Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.