Agencia UE investiga reportes de devolución de migrantes

Associated Press
·2  min de lectura

BRUSELAS (AP) — La agencia de fronteras y guardacostas de la Unión Europea, Frontex, dijo el martes que abrió una investigación interna tras los reportes de medios que sugirieron que es cómplice de devoluciones ilegales para evitar que migrantes y refugiados entren a Europa por las islas griegas.

El diario digital Bellingcat reportó que videos y otros datos sugieren que “activos (de Frontex) estuvieron implicados activamente en un incidente de devolución en la frontera greco-turca en el Mar Egeo, estuvieron presente en otro y cerca en cuatro más desde marzo".

Bellingcat explicó que, aunque Frontex no estuvo presente en los otros cuatro incidentes, “la huella de una devolución es distintiva, y habría sido visible en el radar, con herramientas visuales habituales en este tipo de buques o a simple vista”.

Sus hallazgos fueron parte de una investigación conjunta con Lighthouse Reports, Der Spiegel, ARD y TV Asahi.

“Estamos investigando las acusaciones presentadas por varios medios relacionadas con nuestra actividad en las fronteras exteriores de Grecia", señaló el director ejecutivo de Frontex, Fabrice Leggeri, en un comunicado. La agencia comunitaria “no tolera ninguna violación de los derechos fundamentales en ninguna de nuestras actividades”.

“Por el momento no se ha hallado ningún documento ni otros materiales que fundamenten las acusaciones de violación de la ley o del Código de Conducta de Frontex por parte de los oficiales desplegados, añdió Leggeri. Los medios explicaron que su investigación se basó en datos de fuente abierta, incluyendo videos de la guardia costera turca.

Las devoluciones están consideradas contrarias a los acuerdos internacionales de protección de los refugiados. Según el principio de “no devolución”, la gente no debería ser expulsada o devuelta a un país donde su vida y seguridad podrían estar en peligro por su raza, religión, nacionalidad o membresía en un grupo social o político.

Frontex señaló que su trabajo en el Egeo oriental se ha complicado por la disputa entre Turquía y Grecia por su frontera marítima. Buques de la guardia costera de ambas naciones se enfrentan de forma rutinaria en el estrecho que separa a los países.