Agencia brasileña reporta menor deforestación de la Amazonía

·2  min de lectura

RÍO DE JANEIRO (AP) — La deforestación de la Amazonía brasileña cayó por segundo mes consecutivo en agosto en comparación con el mismo período de 2020, de acuerdo con datos preliminares dados a conocer el viernes por el Instituto de Investigaciones Espaciales de Brasil.

La destrucción forestal en agosto fue de 918 kilómetros cuadrados (354 millas cuadradas), el índice más bajo desde 2018 y 32% menos que en 2020, de acuerdo con alertas diarias compiladas por el sistema de monitoreo del instituto.

Los datos son considerados un indicador inicial de los cálculos completos que son publicados cerca del final del año sobre la base del sistema Prodes, que es más preciso. Luego de cuatro meses previos de incrementos, la deforestación acumulada en 2021 ha declinado en un 1,25% comparada con el año pasado, de acuerdo con los datos preliminares.

Márcio Astrini, director ejecutivo del Observatorio del Clima, una red de grupos ambientales sin fines de lucro, dijo a The Associated Press que es demasiado pronto para saber si existe una tendencia clara de declinación en la deforestación.

Antes de que el presidente Jair Bolsonaro asumiera el cargo en 2019, la Amazonia brasileña no había registrado un año con más de 10.000 kilómetros cuadrados de deforestación en más de una década. Entre 2009 y 2018, el promedio anual fue de 6.500 kilómetros cuadrados, comparado con 10.500 kilómetros cuadrados durante el mandato de Bolsonaro.

Bolsonaro ha promovido el desarrollo dentro de la región de la Amazonía y ha rechazado quejas globales sobre su destrucción, alegando que son parte de un plan para contener el negocio agrícola del país. Su gobierno ha restado autoridad además a las autoridades ambientales y ha respaldado medidas legislativas para aflojar las protecciones de tierras, envalentonando con ello a los invasores de tierras.

Recientemente, el gobierno ha tratado de mejorar su credibilidad ambiental. Bolsonaro dijo el jueves a los líderes del grupo BRICS —que incluye además a Rusia, China, India y Sudáfrica— que él está comprometido con proteger el ambiente y que cumple con el acuerdo climático de París.

Pero Astrini dijo que él no vio cambio alguno en las actitudes del gobierno que pudiera favorecer una baja de la deforestación.

“Las multas ambientales siguen sin cobrarse en Brasil y hay apenas unas pocas operaciones para implementar las reglas”, dijo.

Agregó que no veía una explicación clara de políticas para los números mejorados. “El gobierno ignora el asunto ambiental. Los números de deforestación dependen solamente de la voluntad de los criminales”.

Incendiar árboles para despejar tierras en la región de la Amazonía se ha vuelto un problema creciente. De acuerdo con la agencia espacial, en agosto se registraron más de 28.000 incendios en la región, el tercer indicador más elevado para el mes desde 2010.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.