Afuera Guaidó, adentro Bolívar. Tras la asunción de Arce en Bolivia, el chavismo volvió a la embajada de Venezuela

LA NACION
·3  min de lectura

LA PAZ.- Su arribo fue todo un gesto. Ayer, el mismo día en que Evo Morales emprendió el viaje de regreso desde la Argentina a Bolivia, tras once meses asilado en el país, a horas de la asunción de su exministro de Economía, Luis Arce, como nuevo presidente del país, el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, encabezó el regreso del chavismo a la embajada en La Paz, hasta entonces en manos de un representante del líder opositorJuan Guaidó, reconocido como mandatario legítimo por el anterior gobierno de Jeanine Áñez.

Análisis: cómo la Corte dañó a Cristina Kirchner

No fue una vuelta normal. Para que el momento fuera grabado y luego compartido en redes sociales, Arreaza, con barbijo, entró al lugar, se aceró a un cuadro en la pared con una foto de Guaidó, lo tomó, esperó a que le sacaran fotos y luego lo descolgó y lo desechó en el piso, boca abajo. En su lugar colocó un retrato del libertador Simón Bolívar, símbolo para el chavismo y para el presidente Nicolás Maduro. Después saludó la imagen con el gesto militar y comenzó a aplaudir. El cuadro de Guaidó lo envolvió en una bolsa de residuos y lo tiró en un tacho de basura.

Así volvió el embajador de Maduro a la sede diplomática de Venezuela en Bolivia - Fuente: TwitterAsí volvió el embajador de Maduro a la sede diplomática de Venezuela en Bolivia - Fuente: Twitter

"Por instrucciones del Pdte. @NicolasMaduro y con la pasión del pueblo boliviano, hemos recuperado nuestra Embajada ante el Estado Plurinacional de Bolivia", señaló Arreaza desde su cuenta personal en Twitter. Asimismo agregó que "los usurpadores la desmantelaron. Se llevaron libros, computadoras, obras de arte. Hasta el busto del Libertador se robaron".

Además, también en redes sociales, Maduro dijo: "Bolívar y Chávez retornaron a nuestra Embajada en La Paz, de la mano del heroico pueblo boliviano que ha dado una contundente lección al mundo de dignidad y conciencia". Además, afirmó: "El fascismo y la dictadura han sido derrotados. Retomaremos el camino de unidad de la Patria Grande".

"Cargados con el amor del comandante Chávez por el pueblo boliviano, Venezuela recupera su Embajada en Bolivia y devuelve a su lugar de origen el emblemático cuadro del comandante, recuperado por los diplomáticos en el momento del golpe de Estado", agregaron desde el Ministerio de Exteriores de Venezuela.

En el acto de regreso, el canciller venezolano estuvo acompañado por simpatizantes bolivianos y algunos venezolanos que en todo momento gritaron "Chávez vive, la lucha sigue". Arreaza además retiró fotografías de los opositores venezolanos muertos Neomar Lander, Oscar Pérez y Génesis Carmona y colocó en su lugar una del exmandatario Hugo Chávez.

El gobierno de Áñez, apenas instalado en el poder en noviembre de 2019, tras la renuncia de Evo Morales por las acusaciones de fraude en los comicios que lo habían dado como ganador y que generaron protestas violentas, rompió relaciones con el gobierno de Maduro y reconoció al de Guaidó.

Entonces el líder opositor, que en enero del año pasado asumió como presidente encargado del país en medio de la crisis política y económica que Venezuela vive desde hace años, nombró como embajador en La Paz a José Gregorio Cumare, cuyo paradero hoy se desconoce.

Agencias AFP y DPA