Afirman que el Goliat bíblico no era tan alto como originalmente se pensaba

LA NACION
·3  min de lectura

David y Goliat. El futuro rey de los judíos contra el campeón de sus archienemigos, los filisteos. Un joven con una gomera contra un gigante con espada. Las traducciones de la Biblia hebrea que han llegado a nuestros días le atribuyen a este último una altura de "seis codos y un palmo". Una longitud cercana a los 3,5 metros.

Pero según el arqueólogo Jeffrey Chadwick, del Centro de Estudios del Cercano Oriente en Jerusalén, perteneciente a la Universidad Brigham Young, hay otras fuentes que le dan al gigante de Gat una altura de "cuatro codos y un palmo", un número que según él tendría un poco más de sentido.

Agustín Pichot: su opinión sobre el escándalo de los Pumas y los mensajes de Matera, Petti y Socino

Aunque la medida de "codos" y "palmos" en la actualidad es otro debate en sí mismo, el profesor estipula que esa métrica tiene un origen palpable: las estructuras de las ciudades que se erigían en las zonas cercanas a los reinos de Israel y Judá.

Según sus estudios, en esa región un "codo" era equivalente a 54 centímetros, y un "palmo" eran 22 centímetros. Entonces la altura de Goliat habría sido de unos 2,38 metros. Un número similar al ancho de la muralla norte de la ciudad filistea de Gat (también conocida como Tell es-Safi) de cuya excavación Chadwick está participando.

"Los cimientos del muro de piedra medían exactamente 2,38 metros -cuatro codos y un palmo- de ancho en cada punto a lo largo de los 40 metros de su línea, expuesta por nuestras excavaciones", aseguró Chadwick por videoconferencia el pasado 19 de noviembre, en la reunión de las Escuelas Americanas de Investigación Oriental, según cita el medio Live Science. El muro en cuestión habría sido construido en el siglo X a.C., una época en que Gat era la ciudad capital del pueblo filisteo, y según estimaciones habría alcanzado una altura de 7 metros.

En su presentación, Chadwick también remarcó que Goliat es la única persona cuya altura es precisada en la Biblia. Su teoría plantea que los autores trazaron una metáfora entre la altura del campeón de Gat y la fortaleza de sus murallas.

El sistema solar se desintegrará mucho antes de lo que se pensaba

El arqueólogo de la Universidad Bar Ilán y director de la excavación de Tell es-Safi / Gat, Aren Maeir, insistió en una apreciación similar. "No hay esqueletos de personas que sean más altos que los pívot de la NBA", dijo al medio Jerusalem Post quien estudia el sitio arqueológico hace más de 24 años.

Los cuatro pívot más altos que ha dado la NBA son el rumano Gheorghe Muresan, el sudanés Manute Bol (ambos de 2,31 metros) el alemán Shawn Bradley y el chino Yao Ming (estos últimos de 2,29 metros).

Según Maeir, los mitos bíblicos reflejan cómo una sociedad simboliza los logros de sus antepasados y de las civilizaciones con las que tiene contacto histórico. "Gat era la ciudad más grande de esa época, y parece haber tenido una arquitectura muy, muy impresionante. Los filisteos eran la cultura dominante en la región, tanto política como militarmente y probablemente culturalmente", agregó el experto.