Afirmaciones falsas y engañosas del cardiólogo Peter McCullough sobre vacunas y covid-19

·6  min de lectura

Un video en el que el cardiólogo estadounidense Peter McCullough asegura que no existe “justificación científica” para vacunar a menores de 50 años ni a pacientes recuperados de covid-19, ha sido compartido más de 24.000 veces desde marzo de 2021 y ha vuelto a circular a fin de año. Sin embargo, varias afirmaciones de la secuencia son falsas o engañosas, según documentos y expertos consultados por la AFP.

“Escuchen esto! Internacional – VIDEO: Impactante testimonio del Dr. Peter McCullough ante el senado de Texas”, dice uno de los tuits (1, 2) que incluye un video en YouTube del cardiólogo estadounidense.

La secuencia también circula en Facebook (1, 2, 3) con subtítulos y doblaje en español, así como en publicaciones en francés e inglés.

Algunos de los usuarios que comparten el video señalan que el discurso demuestra que se ha “censurado información para imponer las vacunas” y recomiendan el uso de la ivermectina y el dióxido de cloro para tratar el covid-19.

Captura de pantalla de un tuit realizada el 20 de diciembre de 2021

El video llegó al WhatsApp de AFP Factual México para su verificación y muestra el testimonio del cardiólogo estadounidense ante el Senado del estado de Texas, el 10 de marzo de 2021.

El médico ya ha sido señalado por divulgar desinformación relacionada con la pandemia de covid-19, las vacunas desarrolladas para luchar contra ésta y por promocionar medicamentos no autorizados, o que se ha comprobado no combaten dicha enfermedad.

Como señala en el video viral, McCollough es autor de un estudio sobre el tratamiento ambulatorio para el covid-19, publicado en The American Journal of Medicine en agosto de 2020. Sin embargo, en el texto se especifica que éste no está basado en ensayos clínicos, sino en la respuesta del cuerpo (fisiopatología) observada por médicos en pacientes con esa enfermedad. Algunos de los medicamentos mencionados, como la hidroxicloroquina y la azitromicina, fueron desaconsejados por organismos sanitarios en los meses posteriores y tras investigaciones científicas.

A continuación las principales afirmaciones del video verificadas por la AFP:

Por las vacunas se abandonaron los esfuerzos para tener un tratamiento contra el covid-19: Falso

“Alrededor de mayo [de 2020] se supo que el virus iba a ser susceptible a una vacuna, se abandonaron todos los esfuerzos sobre el tratamiento”, declara McCollough.

Hasta el 23 de diciembre de 2021, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos reconoce 14 fármacos y productos biológicos no vacunales para uso de emergencia en el tratamiento del covid-19. Algunos de ellos, como el remdesivir y los anticuerpos monoclonales casirivimab e imdevimab, fueron autorizados antes que cualquier vacuna a nivel mundial.

A la par del proceso de vacunación en 2021, varios medicamentos han sido estudiados para combatir dicha enfermedad. Tal es el caso de la píldora Paxlovid (PF-07321332) de la farmacéutica Pfizer, que inició su fase 1 en marzo de 2021 y del Molnulpirivir (MK-4482), de la empresa Merck, que presentó los resultados de su fase 2 el mismo mes. Ambos fueron autorizados por la FDA en diciembre de 2021.

Asimismos, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) también aprobó en diciembre de 20201 dos fármacos, el Xevudy (sotrovimab) de GlaxoSmithKline, y el tratamiento Kineret, de Orphan Biovitrum, para pacientes con riesgo de desarrollar complicaciones graves del covid-19.

No existe justificación científica para vacunar a un paciente recuperado de covid-19: Falso

Alrededor del minuto 11 de su testimonio, McCullough afirma: “Las personas que desarrollan covid tienen inmunidad completa y duradera (...) No se puede superar la inmunidad natural. No se puede vacunar y mejorarlo”.

El cardiólogo continúa diciendo: “No existe ninguna justificación científica, clínica o de seguridad para vacunar a un paciente recuperado de covid".

Un artículo publicado en enero de 2021 en el British Medical Journal (BMJ) señala que la reinfección es posible. Asimismo, en diciembre del mismo año, un comunicado de la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que ante la aparición de la variante ómicron, “el riesgo de reinfección puede ser mayor (es decir, las personas que han tenido covid-19 antes podrían infectarse de nuevo por esta variante con más facilidad)”.

Olivier Schwartz, jefe de la Unidad de Virus e Inmunidad del Instituto Pasteur en Francia, aseguró a la AFP que las personas que han contraído covid-19, incluidas aquellas con sintomatología grave y con más anticuerpos, deben vacunarse “porque el nivel de anticuerpos disminuye en todas las personas, así que después de un tiempo su nivel sea menor, lo que probablemente disminuirá la protección” ante una infección.

En cambio, en personas recuperadas que “han sido vacunadas, el nivel de anticuerpos aumenta de nuevo, por lo que un refuerzo con una vacuna es importante, en particular contra las variantes, que necesitan más anticuerpos para ser neutralizadas”, añade.

Al respecto, Bruno Lina, profesor de virología de la Universidad de Lyon, en Francia, explicó que “la vacunación de dos dosis probablemente proporcione una mejor inmunidad que una infección natural con pocos síntomas”.

Agregó que en personas menos sintomáticas cuando se administra una sola dosis de la vacuna, “hay un aumento muy significativo de anticuerpos, que es en promedio más alto que el observado en personas que tuvieron cuadros graves” de covid-19.

También hay indicios de que algunas personas que padecen síntomas persistentes de covid-19, o covid prolongado, han experimentado alivio después de la vacunación.

Las personas sanas menores de 50 años no necesitan vacunarse: Falso

“Personas menores de 50 años que no tienen condiciones serias de salud, no existe una justificación científica para que se vacunen por cualquier motivo”, argumenta McCollough.

La OMS advierte en su sitio web que las personas de más de 60 años corren un mayor riesgo de presentar cuadros graves de covid-19, pero aclara que “cualquier persona, a cualquier edad, puede enfermar de covid-19 y presentar un cuadro grave o morir”.

Según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos cerca del 7% de las muertes por esa enfermedad ocurrieron en personas menores de 50 años y ésta pasó a ser una de las 10 principales causas de muerte en niños de 5 a 11 años.

Un artículo del 26 de marzo de 2021 en la revista científica Science señala que a mediados de agosto de 2020 "el rebrote de casos en los Estados Unidos estuvo impulsado en gran medida por adultos de 20 a 49 años". Esto también ocurrió en todo el continente, como señaló la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en octubre de 2020.

Lina aseguró que el objetivo de la campaña de vacunación contra el covid-19 es “reducir la transmisión del virus y (...) si nos enfocamos solo en los mayores de 50 años, tendríamos menos de la mitad de la población inmunizada, con lo que en estas condiciones nunca se ralentizará la circulación del virus”.

Tanto Schwartz como Lina dijeron que, si bien las vacunas actualmente autorizadas no pueden garantizar que una persona no contraiga la enfermedad, se ha demostrado que disminuyen los síntomas y previenen la muerte en todas las edades.

Lina asegura que si una persona vacunada se contagia de covid-19, la cantidad de virus presente en comparación con una persona no vacunada es “16 veces menor”, lo que reduciría la probabilidad de transmisión.

Una niña recibe una dosis de la vacuna Pfizer/ BioNTech en la ciudad de La Paz, el 17 de diciembre de 2021 ( AFP / AIZAR RALDES)

No hay propagación asintomática del virus: Engañoso

McCullough asegura: “Uno de los errores que escuché hoy como fundamento de la vacunación es la propagación asintomática (...) mi opinión es que hay un grado bajo, si es que lo hay, de diseminación asintomática”.

Para sostener dicho argumento, el cardiólogo se basa en un estudio supuestamente realizado en 11 millones de personas en China y publicado en el British Medical Journal, en el que no se comprobó transmisión entre asintomáticos.

La investigación, publicada en la revista Nature, sí existe y efectivamente no se identificaron casos positivos producto de las infecciones asintomáticas. El análisis se realizó en la segunda mitad de mayo de 2020 en la ciudad de Wuhan, de cerca de 10 millones de habitantes, luego de que ésta relajara un estricto aislamiento que había estado en vigor durante meses.

El BMJ publicó un reporte de la investigación el 1 de diciembre de 2020. Citando a los autores del estudio, señala que “los hallazgos no se pueden extrapolar a países donde los brotes no se han controlado con éxito”.

Los autores de este estudio aclararon que los resultados, que se refieren a 300 personas identificadas como portadoras asintomáticas y no a “11 millones", no son generalizables y, por encima de todo, “no demuestran que el virus no pueda ser transmitido por portadores asintomáticos".

Fujian Song, uno de los investigadores del trabajo, dijo en un correo electrónico a la AFP el 6 de enero de 2021 que “es engañoso / incorrecto / equivocado concluir, a partir de los resultados del estudio, que 'todos los individuos asintomáticos' infectados con covid-19 no son infecciosos".

Song especificó en el reporte del BMJ que hay "mucha evidencia que muestra que las personas infectadas con covid-19 pueden ser temporalmente asintomáticas y contagiosas antes de desarrollar síntomas".

"Las personas asintomáticas a menudo tienen cantidades más bajas del virus. De hecho, las personas asintomáticas son menos contagiosas, especialmente porque el contagio también se produce al estornudar, toser, etc”, puntualizó Lina, de la Universidad de Lyon.

Schwartz aseguró que las personas presintomáticas de la enfermedad también pueden transmitir la infección, aunque “probablemente de forma menos eficiente que las sintomáticas porque la cantidad de virus que emiten puede ser menor”.

La transmisión del virus en personas asintomáticas ha sido objeto de estudio desde el inicio de la pandemia; el tema es complejo, sobre todo porque es difícil rastrear con precisión las cadenas y formas de contaminación.

AFP Factual ha verificado múltiples afirmaciones sobre la eficacia de las vacunas, su aplicación en niños y más desinformación relacionada al SARS-CoV-2.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.