Talibanes se enfrentan a una economía en barrena y una crisis humanitaria

·4  min de lectura

1 sep (Reuters) -Los nuevos gobernantes talibanes de Afganistán se esforzaron el miércoles por mantener el país en funcionamiento tras la retirada definitiva de las fuerzas estadounidenses, y los donantes extranjeros se alarmaron ante una inminente crisis humanitaria.

Dos semanas después de que la irrupción de los talibanes en la capital, Kabul, pusiera fin a 20 años de guerra, el grupo militante islamista aún no ha nombrado un nuevo gobierno ni ha revelado cómo pretende gobernar.

En un vacío administrativo, los precios se han disparado y las multitudes se han reunido en los bancos para retirar dinero en efectivo.

Mientras los combatientes fuertemente armados han impuesto el control en Kabul, los funcionarios talibanes se esforzaban por mantener en funcionamiento los bancos, los hospitales y la maquinaria gubernamental tras el fin de un enorme puente aéreo de extranjeros y afganos que habían ayudado a las naciones occidentales durante la intervención internacional.

La televisión qatarí Al Jazeera informó de que expertos técnicos qataríes habían llegado a Kabul a petición de los talibanes para discutir la reanudación de las operaciones en el aeropuerto de la ciudad, que actualmente no opera.

El ministro de Asuntos Exteriores del vecino Pakistán, que mantiene estrechos vínculos con los talibanes, dijo que esperaba que Afganistán tuviera un nuevo "gobierno de consenso" en pocos días.

Mientras, multitudes temerosas de una vida bajo la dominación del talibán huían hacia las fronteras de Afganistán.

Y en la provincia de Panjshir, los miembros de las milicias locales y los restos de antiguas unidades militares seguían resistiendo bajo el liderazgo de Ahmad Massoud.

El alto dirigente talibán Amir Khan Motaqi les llamó a deponer las armas y negociar el fin de las hostilidades.

"El Emirato Islámico de Afganistán es el hogar de todos los afganos", dijo en un discurso.

Los talibanes han declarado una amnistía para todos los afganos que colaboraron con las fuerzas extranjeras durante la guerra que los expulsó del poder en 2001 por negarse a entregar al líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, tras los atentados del 11 de septiembre contra Estados Unidos.

Los líderes talibanes también han pedido a los afganos que vuelvan a casa y ayuden a la reconstrucción, al tiempo que han prometido proteger los derechos humanos, en un aparente intento de presentar una imagen más moderada que su primer régimen, conocido por su brutal aplicación de la ley islámica radical.

PRECIOS DISPARADOS

Sin embargo, la preocupación inmediata para los talibanes es evitar el colapso económico. Afganistán necesita desesperadamente dinero, y es poco probable que consigan un acceso rápido a los aproximadamente 10.000 millones de dólares en activos que el banco central afgano tiene en su mayoría en el extranjero.

Había largas colas en los bancos de Kabul, porque la gente intentaba retirar dinero en efectivo, y los precios en los bazares se dispararon. La moneda se ha hundido y la inflación aumenta, cuando muchas oficinas y tiendas permanecen cerradas.

"Ahora todo es caro, los precios suben cada día", dijo Zelgai, residente en Kabul.

Los talibanes han ordenado la reapertura de los bancos, pero se han impuesto estrictos límites semanales a las retiradas de fondos.

Fuera de la capital, organizaciones humanitarias han advertido de la inminente catástrofe, ya que la grave sequía ha afectado a los agricultores y ha obligado a miles de pobres del campo a buscar refugio en las ciudades, pero los donantes extranjeros no saben a quién dirigirse.

Los funcionarios talibanes han dicho que los problemas se aliviarán una vez que haya un nuevo gobierno, y han hecho un llamamiento a otros países para que mantengan relaciones económicas.

Se nombró un nuevo jefe del banco central, pero banqueros fuera de Afganistán dijeron que sería difícil volver a poner en marcha el sistema financiero sin los especialistas que se sumaron al éxodo de Kabul.

"No sé cómo lo van a conseguir porque todo el personal técnico, incluidos los altos cargos, ha abandonado el país", dijo un banquero.

POSTERGADOS

En Torkham, uno de los principales pasos fronterizos con Pakistán, al este del paso de Khyber, un responsable pakistaní dijo: "Un gran número de personas está esperando en el lado afgano la apertura del paso".

Miles de personas también acudieron al puesto fronterizo de Islam Qala, entre Afganistán e Irán, según los testigos.

"Tuve la sensación de que estar entre las fuerzas de seguridad iraníes ha supuesto cierta tranquilidad para los afganos al entrar en Irán, en comparación con el pasado", dijo un afgano que formaba parte de un grupo de ocho personas que cruzaron a Irán.

Más de 123.000 personas fueron evacuadas de Kabul en el puente aéreo liderado por Estados Unidos después de que los talibanes tomaran la ciudad a mediados de agosto, pero decenas de miles de afganos en peligro se quedaron atrás.

Alemania calcula que entre 10.000 y 40.000 afganos que aún trabajan para organizaciones de desarrollo en Afganistán tienen derecho a ser evacuados a Alemania si se sienten en peligro.

En una resolución el lunes, el Consejo de Seguridad de la ONU instó a los talibanes a permitir el paso seguro de los que quieran salir de Afganistán, pero no mencionó la creación de una zona segura, medida respaldada por Francia y otros países.

(Reportes de corresponsalías de Reuters, escrito por Stephen Coates y Simon Cameron-Moore. Editado en español por Marion Giraldo y José Muñoz)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.