Afganistán: tras la toma del poder por los talibanes, el rostro de la mujer desaparece

·3  min de lectura

CUATRO días después de la toma de poder por los talibanes, la mujer desaparece de los carteles y las fotos en Kabul, Afganistán que adornaban las vitrinas son borradas o vandalizadas.

El movimiento islamista radical, tras una expeditiva campaña militar, controla totalmente el país y ha tomado desde el domingo la capital de Afganistán.

Este cambio de régimen generó una ola de pánico en el país, donde se recuerda el precedente régimen talibán, entre 1996 y 2001, marcado por violaciones de los derechos humanos

En las dos décadas de presencia desde 2001 de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, los antes prohibidos salones de belleza han proliferado en todo Kabul.

No te pierdas: Afganistán: mujeres temen a amputaciones, casamientos forzados y violaciones bajo el régimen talibán

Se crearon entonces servicios de manicura o maquillaje para mujeres que habían crecido obligadas a cubrir casi cada centímetro cuadrado de su cuerpo, bajo el régimen talíbán.

Pero cuando el domingo los talibanes entraron en Kabul, al menos uno de esos salones empezó a borrar las imágenes de sonrientes mujeres vestidas con trajes de novia, que aparecían como publicidad en sus escaparates.

Otro salón de belleza que tuvo que cerrar, estaba cubierto el martes con pintura negra. Un talibán patrullaba frente al salón, con su fusil al hombro.

Durante su gobierno (1996-2001), los talibanes prohibieron a las niñas asistir a la escuela, impidieron a las mujeres trabajar o salir solas sin un acompañante, y castigaron con la lapidación o latigazos a las acusadas de adulterio.

También lee: Afganistán, fuera de control: el presidente huye y los talibanes se apoderan del país

La rigurosa interpretación de la sharia (ley islámica) los condujo a establecer una policía religiosa para suprimir los “vicios”.

Ahora, los talibanes, deseosos de dar una imagen de moderación y cambio, se han comprometido a “dejar trabajar a las mujeres” pero “respetando los principios del islam”, sin más precisiones.

Un portavoz, Suhail Shaheen, afirmó que la burqa ya no sería obligatoria, y que las mujeres podrían estudiar en la universidad o las niñas asistir a la escuela.

Pero numerosos afganos y representantes de la comunidad internacional no han escondido su escepticismo ante tales promesas.

Durante la progresión militar de los talibanes, varios medios informaron que mujeres solteras o viudas fueron obligadas a casarse con combatientes. Estas informaciones fueron desmentidas por un portavoz talibán que las calificó de “propaganda”

En todo el mundo se han organizado manifestaciones en apoyo a los civiles afganos, en especial a las mujeres y las niñas de este país.

El miércoles, en una declaración común, la Unión Europea y Estados Unidos se declararon “profundamente preocupados” por la situación de las mujeres en Afganistán, e instaron a los talibanes a evitar “cualquier forma de discriminación y abuso” y a preservar sus derechos.

En julio, la gerente de un salón de belleza de Kabul decía a la AFP que tendría que cerrar si los talibanes llegaban al poder.

“Si vuelven, nunca volveremos a tener la libertad que tenemos ahora” dijo la mujer, de 27 años, que pidió guardar el anonimato. “No quieren que trabajen las mujeres” aseguró. N

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.