Afganistán: ¿Quiénes forman la Alianza del Norte contra los talibanes y qué buscan?

·6  min de lectura

Si bien los talibanes se han apoderado rápidamente del poder en Afganistán en medio de la retirada de las tropas de la OTAN y el colapso del ejército nacional, está surgiendo una pequeña zona de resistencia en la provincia norteña de Panjshir, donde, según los informes, la bandera de la Alianza del Norte se ha vuelto a izar por primera vez en dos décadas.

Aunque no está claro qué tan grande amenaza representan para los nuevos gobernantes del país, el renacimiento del grupo conocido oficialmente como el Frente Islámico Unido para la Salvación de Afganistán está cargado de simbolismo.

Situada en el Hindu Kush, a unas 70 millas al norte de la capital, Kabul, la fortaleza natural del valle de Panjshir ha sido un bastión de la resistencia durante décadas, resistiendo primero a los soviéticos en la década de 1980 y luego a los talibanes durante sus años de gobierno en el cambio de milenio.

Ahora, en el valle plagado de restos de vehículos blindados y otros detritos militares de esos años, varios líderes políticos y militares con conexiones tanto con el gobierno recién derrocado como con la resistencia de antaño parecen estar reagrupándose.

Entre ellos se encuentra el primer vicepresidente de Afganistán, Amrullah Saleh, quien, tras la huida de Ashraf Ghani a los Emiratos Árabes Unidos el domingo, se ha declarado “el presidente interino legítimo” según la constitución negociada por Estados Unidos en 2004.

Saleh, que nació y se entrenó para luchar en Panjshir antes de liderar finalmente la agencia de inteligencia de Afganistán, la Dirección Nacional de Seguridad, se une al parecer Ahmad Massoud, de 32 años, hijo del carismático exlíder de la Alianza del Norte, Ahmad Shah Massoud, quien fue asesinado por asesinos de Al-Qaeda dos días antes de los ataques del 11 de septiembre, pero sigue siendo una figura legendaria entre los tayikos étnicos que pueblan el norte de Afganistán, que anteriormente constituían el grueso de la Alianza.

En un artículo de opinión para el Washington Post el miércoles, Massoud pidió apoyo y armas occidentales para luchar contra los talibanes. “Escribo desde el valle de Panjshir hoy, listo para seguir los pasos de mi padre, con combatientes muyahidines que están preparados para enfrentarse una vez más a los talibanes”.

Pero aunque en 2001, la Alianza del Norte en Panjshir proporcionó a los espías y fuerzas especiales estadounidenses una base desde la cual lanzar la invasión que finalmente derrotó a los talibanes, parece poco probable que esta vez haya muchos paralelismos con ese capítulo de la historia.

Leer más: Si crees que los talibanes son como la derecha que apoya a Trump, eres parte del problema

Desde que el grupo islamista irrumpió sin sangre en Kabul el domingo, las naciones occidentales han indicado que no tienen intención de oponerse militarmente al nuevo gobierno de los talibanes, y ahora se habla firmemente en el ámbito de la diplomacia y la presión estratégica, y el presidente estadounidense Joe Biden les ha dicho a los afganos que “luchar por sí mismos”.

Además, no está claro cuán significativa podría ser la resistencia de la Alianza, o si la resistencia es simplemente un preludio de un compromiso con los talibanes.

Su ruta a cualquier línea de suministro a través de la frontera hacia Tayikistán está bloqueada actualmente por territorio controlado por los talibanes. Y aunque no está claro el tamaño de cualquier fuerza reunida en Panjshir, los exfuncionarios afganos supuestamente han sugerido que el número de fuerzas especiales entrenadas por el ejército y por Estados Unidos que se rumorea que regresan allí aún no supera las 2500.

Según los informes, los que están allí escondidos están mal armados. Por el contrario, los talibanes se han apoderado de miles de millones de libras en equipos militares estadounidenses regalados al ejército afgano, incluidos helicópteros Black Hawk, drones, humvees y vehículos blindados resistentes a las minas.

En declaraciones a The New York Times, Saleh sugirió que el grupo buscaba lograr una paz “genuina” con los talibanes, pero que no era reacio al combate.

“Si los talibanes están listos para discusiones significativas, lo daremos la bienvenida”, señaló, y agregó que el grupo cree “en un proceso de paz genuino, que no existe en este momento”.

Al decirle al periódico que había sobrevivido a “dos ataques y una emboscada” mientras conducía a Panjshir el domingo, Saleh se negó a “comprometer nuestros secretos militares o seguridad operativa” al discutir el tamaño de la fuerza reunida en el valle, pero dijo que el grupo estaba “en la cima de la situación y organizando las cosas” y en contacto con líderes anónimos que lucharon contra los talibanes hace dos décadas.

“Si insisten en la conquista militar, es mejor que lean la historia afgana”, declaró.

Como parte de su ofensiva de encanto en un intento por minimizar las barreras internacionales a su nuevo gobierno, el liderazgo de los talibanes ha adoptado un tono conciliador, prometiendo una “amnistía” para sus enemigos.

En una histórica conferencia de prensa el martes, el portavoz principal del grupo, Zabihullah Mujahid, se comprometió a formar un “gobierno islámico inclusivo”, y agregó: “Las animosidades han llegado a su fin y nos gustaría vivir en paz, sin enemigos internos o externos”.

Pero los talibanes enfrentan un desafío en sus intentos de imponer un gobierno unificado en la compleja mezcla de regiones y etnias de Afganistán, lo que podría complicarse con una resistencia abierta.

En la primera muestra de desafío colectivo por parte de los ciudadanos comunes, las manifestaciones contra los talibanes en Jalalabad fueron recibidas con disparos el jueves, cuando los manifestantes intentaron izar la bandera nacional, habiendo presuntamente derribado la bandera blanca de los talibanes.

Según los informes, tres personas murieron y más de una docena resultaron heridas.

“Estoy parado aquí frente a ti. Puedes golpearme con 30 balas, matarme, sacrificaré mi vida por esta bandera. Esta es mi bandera. Mi gobierno regresará pronto, si Dios quiere”, expresó a Sky News un manifestante envuelto en la bandera tricolor.

En la embajada afgana en Tayikistán, quedó claro a quién el embajador Zahir Aghbar, un teniente general que anteriormente se desempeñó como jefe de policía, veía como la figura de proa legítima de ese gobierno disperso.

“No puedo decir que los talibanes hayan ganado la guerra. No, fue solo el Dr. Ashraf Ghani quien renunció al poder después de conversaciones traicioneras con los talibanes”, declaró a Reuters el embajador, que reemplazó la foto de Ghani en su oficina por una de Saleh.

“Y solo Panjshir resiste, encabezado por el vicepresidente Amrullah Saleh”, manifestó. “Panjshir se mantiene firme contra cualquiera que quiera esclavizar a la gente”.

Relacionados

Soy una de las reporteras que todavía están en Afganistán. El país que amaba ya no existe

Ilhan Omar denuncia a Fox por su retórica contra refugiados en Afganistán: “este es su libro de jugadas”

Equipo de robótica femenino de Afganistán “ruega” a Canadá que le ayude a escapar de los talibanes

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.