Afganistán: la historia detrás de la pintura con la que posaron los talibanes

·4  min de lectura

La imagen se viralizó de inmediato, a mediados de agosto: un grupo de talibanes armados rodeaba el escritorio del exiliado presidente Ashraf Ghani, en su palacio residencial de Kabul, luego de que los insurgentes tomaran el gobierno de Afganistán tras una guerra de dos décadas. En redes sociales, muchos comenzaron a preguntarse sobre la imponente pintura que colgaba detrás de los militantes, que ya estaba en el despacho y muestra una escena de coronación.

En medio de la preocupación mundial porque se repitieran escenas como la destrucción de los Budas de Bamiyán, poco antes de que los talibanes fueran expulsados del poder en 2001, llamó la atención que posaran ahora junto a una obra de arte figurativa. Hace dos décadas los militantes consideraron a las estatuas como objetos de idolatría, y declararon que por lo tanto su presencia en Afganistán iba “contra los principios del islam”.

La pintura representa a un hombre vestido con una capa azul, inclinado ante un líder místico islámico para recibir en su turbante un racimo de trigo. Se trata de Ahmad Shah Durrani, también llamado Ahmad Shah Abdali­ o Ahmad Shah Baba y considerado el fundador de Afganistán o “padre” de la nación moderna.

A partir de 1901, sucesivas versiones de la bandera afgana incluyeron una corona de trigo. “Las mazorcas de maíz son un símbolo de la naturaleza agrícola de Afganistán –explica Mir Hekmatullah Sadat en el sitio afghanmagazine.com-. Además, las dos mazorcas de maíz son un símbolo de la primera Loya Jirga en 1747. Fue entonces cuando todas las tribus se unieron y eligieron a Ahmad Shah Baba como su primer líder afgano formal. El famoso derviche Saber Shah Kabuli coronó las mazorcas de maíz sobre su cabeza para señalar la prosperidad de su reinado”.

El Imperio Durrani, la primera dinastía afgana independiente, fue un Estado monárquico regido por Durrani y sus descendientes desde 1747 hasta 1823, que incluyó Afganistán, Paquistán y parte de Irán y de la India. “Su saqueo de la India comenzó el año siguiente a su coronación”, asegura Amit Mishra en el sitio lallantop.com. “En la historia de la India, el nombre de Ahmed Shah Abdali se toma como un invasor extranjero cruel –agrega-. Pero su gobierno se considera un período dorado en la historia de Afganistán”.

Diversas fuentes señalan como autor de la pintura a Abdul Ghafoor Breshna (1907-1974), un erudito afgano formado en Alemania, cuyo legado fue destruido en gran parte durante años de guerras. Pintor, compositor, poeta y director de cine, compuso el antiguo himno nacional de Afganistán que se utilizó durante la década de 1970 y pintó una escena idéntica a la que se ve de fondo en el palacio, con distinto fondo y vestimentas de otros colores. Esta versión habría sido incluida en un libro de texto de historia escrito por M. Osman Sedqi para las escuelas secundarias afganas, publicado por primera vez en idioma persa en 1949.

“Es muy probable que Breshna, que fue casi un prócer nacional, sea también el autor de la pintura del palacio”, dijo a LA NACION Hamurabi Noufouri, profesor de Arte Islámico y Mudéjar de la UBA y director del Doctorado en Diversidad Cultural de la Untref. “Y si no es él, es alguien de la misma escuela pictórica –agregó-. Es una figuración casi naïf, que todavía campeaba en la década de los 70 en toda el área de Medio Oriente”.

Según este experto, la actitud de este grupo que se fotografió con una obra figurativa podría deberse a que tanto Breshna como Durrani “pertenecían a la misma etnia, pastún” que los talibanes, quienes buscan hacer cumplir “su código étnico como ley islámica”. “Talibán quiere decir alumno. No se terminaron de islamizar, viven solo para pelear. Quien aplica el código pastún considera a la mujer como un objeto, como un arma –explicó-. Algo que el Islam rechaza: para el Islam, los hombres y las mujeres son personas”.

¿Cómo se explica la presencia de una mujer en una de las obras, cuyo lugar está ocupado por hombres en la otra? “Para 1920/50 había avanzado la aplicación del Derecho Islámico que establece paridades entre géneros -responde Noufouri-. El retroceso se produce entre los años 80 y 90 cuando Occidente, para frenar la invasión de la URSS a Afganistán, financia y arma a las minorías tribales rurales guerreras que viven según ese código étnico, como los talibanes”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.