Afectará alza de temperaturas a agricultura estadunidense

* Casi dos millones de personas empleadas para cosechar tendrán problemas de salud

Los Ángeles, 6 May (Notimex).- Si la vida es mala para los recolectores de cultivos mal pagados y con exceso de trabajo en los Estados Unidos, a futuro no parece que mejorará, porque a medida que aumenten los niveles letales de calor, la mano de obra al aire libre en la temporada de cosecha será cada vez más imposible.

Los jornaleros que recolectan melones, fresas, nueces, uvas, cebollas y lechugas ya enfrentan actualmente condiciones demasiado calientes para trabajar, al menos 21 días al año, pero para 2050 serán 39 días por temporada, y para 2100, 62 días inseguros, según una nueva investigación.

Inseguro significa que los niveles de lecturas altas del termómetro y gran humedad al aire libre podrían poner a los trabajadores del campo en riesgo de agotamiento, golpe de calor, calambres, deshidratación, posible lesión renal e incluso la muerte.

Hay aproximadamente un millón de personas en los Estados Unidos empleadas oficialmente para cosechar en estados como Oregón, California, Washington y Florida, pero el número real se estima en por lo menos el doble: dos millones.

Más de las tres cuartas partes de ellos son nacidos en el extranjero, y muchos en México. Alrededor de la mitad tienen permisos de trabajo en los Estados Unidos; 71 por ciento no habla bien inglés y, en promedio, los niveles educativos son bajos.

Menos de la mitad tiene seguro médico y un tercio de las familias de los trabajadores agrícolas viven por debajo del umbral de pobreza. Sus condiciones de vivienda y sanitarias a menudo no son buenas, y generalmente se les paga en función de lo recolectado, por lo que para sobrevivir deben descuidar los descansos y trabajar más tiempo, según los datos recopilados en la revista Environmental Research Letters.

Los científicos del clima han establecido que para finales de siglo, más de mil millones de personas en todo el mundo estarán en peligro por las temperaturas extremas del verano, y los riesgos van en aumento.

Un grupo emprendedor incluso ha numerado 27 formas en que las altas temperaturas y la alta humedad pueden matar.

Cuando Michelle Tigchelaar comenzó su estudio de los impactos climáticos, estaba en la Universidad de Washington; ahora está en la Universidad de Stanford en California. Ella y sus colegas siguieron las proyecciones climáticas y el impacto que el aumento de las temperaturas promedio globales tendrá en la intensidad, frecuencia y duración de las olas de calor, y descubrieron que con un aumento de 2 grados Celsius, esperado para 2050, el nivel de días inseguros saltó de 21 a 39.

A 4 grados Celsius, y existe un alto riesgo en las tendencias actuales, las condiciones inseguras podrían llegar a los 62 días en 2100. “Me sorprendió la magnitud del cambio: ver una duplicación de los días inseguros a mediados de siglo y triplicarse para 2100... Y creemos que es una estimación baja”, mencionó Tigchelaar.

-Fin de nota-

NTX/MADA/AEG