¿Cómo está afectando el cambio climático las inundaciones?

·6  min de lectura

Las inundaciones se pueden producir todo el año, en cualquier región del mundo. No obstante, según los expertos, distinguir la relación entre una inundación cualquiera y el cambio climático no es poca cosa, ya que los limitados registros históricos dificultan aún más el proceso, en particular para las inundaciones más extremas, las cuales ocurren con poca frecuencia.

Puede ser tentador atribuir todas las inundaciones y otros fenómenos extremos a las fuerzas de un planeta que se está calentando. Sin embargo, el tiempo no es el clima, aunque el clima puede afectar al tiempo. Por ejemplo, los científicos están seguros de que debido al cambio climático son más comunes los días con un calor inusual. No están tan seguros de que el cambio climático esté volviendo más fuertes los tornados.

En el espectro de la confianza, las inundaciones caen entre las olas de calor (“sí, sin duda”) y los tornados (“todavía no sabemos”), comentó Daniel Swain, climatólogo de la Universidad de California, campus Los Ángeles. “Yo diría que sí, probablemente, pero…”.

Las inundaciones, al igual que otros desastres, involucran una serie de factores en conflicto que podrían afectar su frecuencia e intensidad de manera opuesta. El cambio climático, el cual está empeorando las lluvias extremas en muchas tormentas, es una parte cada vez más importante de la confluencia.

Qué provoca las inundaciones

Hay varios ingredientes principales que contribuyen al desarrollo de una inundación: la precipitación, el derretimiento de hielo, la topografía y la humedad del suelo. Según el tipo de inundación, algunos factores podrían importar más que otros.

Por ejemplo, la inundación de un río, también conocida como inundación fluvial, ocurre cuando el agua de un río, un arroyo o un lago se desborda, a menudo después de una fuerte lluvia o un rápido derretimiento de nieve. Una inundación costera ocurre cuando los terrenos cercanos a la costa se inundan de agua, a menudo después de una tormenta fuerte que choca con las mareas altas.

Una inundación también se puede dar en zonas sin cuerpos de agua cercanos. Las inundaciones súbitas, en particular, pueden ocurrir en cualquier parte que experimente una intensa precipitación durante un periodo corto.

Cómo se miden las inundaciones

Se usan muchas mediciones para conmensurar las inundaciones, entre ellas, la altura del curso (la altura del agua en un río en comparación con un punto específico) y el caudal (cuánta agua pasa por un lugar específico durante un periodo particular).

No obstante, para describir la gravedad de una inundación, a menudo los expertos usan un término más simple, “una inundación de 100 años”, el cual representa una inundación que tiene una probabilidad de un uno por ciento de impactar cualquier año y es considerada un fenómeno raro y extremo. Sin embargo, el término tan solo es una descripción de probabilidad, no una promesa. Una región puede tener dos inundaciones de 100 años en pocos años.

¿Han aumentado las inundaciones en las décadas más recientes?

No exactamente. El cambio climático sin duda ha intensificado los fenómenos de las precipitaciones fuertes, pero, de manera inesperada, no ha habido un aumento correlativo con las inundaciones.

Cuando se trata de las inundaciones de ríos, es probable que el cambio climático exacerbe la frecuencia y la intensidad de las inundaciones extremas, pero disminuya la cantidad de inundaciones moderadas, según lo revelaron investigadores en un estudio de 2021 publicado en Nature.

Conforme se calienta el clima, las tasas más altas de evaporación provocan que los suelos se sequen a mayor velocidad. Para las inundaciones moderadas y más comunes, las condiciones iniciales de la humedad del suelo son importantes, pues los suelos más secos podrían absorber la mayoría de la lluvia.

Con inundaciones más grandes, importa menos esa humedad inicial del suelo “porque hay tanta agua que el suelo no sería capaz de absorberla toda, de cualquier modo”, comentó Manuela Brunner, hidróloga de la Universidad de Friburgo en Alemania y la primera autora del estudio de 2021. El agua añadida después del punto de saturación total del suelo se desbordará y contribuirá al desarrollo de una inundación, explicó Brunner.

Con miras al futuro

Los científicos están seguros de que algunos tipos de inundaciones aumentarán en la “normalidad” en la cual los humanos siguen calentando el planeta con la tasa actual de emisiones de gases de efecto invernadero.

Primero, las inundaciones costeras seguirán aumentando conforme aumente el nivel del mar. Los glaciares y las capas de hielo que se derriten añaden volumen al océano y el agua misma se expande cuando se calienta.

Segundo, las inundaciones súbitas seguirán aumentando pues hay precipitaciones más extremas. Las temperaturas más cálidas aumentan la evaporación y esto incrementa más la humedad que llega a la atmósfera y luego se libera como lluvia o nieve.

Los investigadores también esperan que, a medida que se caliente el clima, las inundaciones súbitas se vuelvan “más súbitas”, es decir que la duración de las inundaciones sea menor y que la magnitud sea mayor. Las inundaciones súbitas pueden ser más peligrosas y destructivas.

Las inundaciones súbitas también podrían llegar cada vez con mayor frecuencia después de incendios forestales catastróficos en una cascada mortal de desastres climáticos. Esto se debe a que los incendios forestales destruyen los bosques y otra vegetación, lo cual a su vez debilita el suelo y lo vuelve menos permeable.

Si una lluvia fuerte cae en una tierra dañada por un incendio, “la superficie de la tierra no absorbe el agua con la eficacia que alguna vez tuvo”, comentó Andrew Hoell, meteorólogo del Laboratorio de Ciencias Físicas de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica

Aunque podría ser contradictorio ver los dos extremos, demasiado fuego y demasiada agua, en la misma región, lo más probable es que el escenario sea cada vez más común, en particular en el oeste de Estados Unidos.

¿Hay zonas distintas que experimenten inundaciones?

En un artículo reciente publicado en Nature, unos investigadores encontraron que en el futuro las inundaciones podrían ser más comunes más al norte, al norte de las Rocallosas y al norte de los estados de las Grandes Llanuras.

Esto representa un riego para los esfuerzos de mitigación de las inundaciones, pues los gobiernos locales tal vez no estén conscientes del riesgo de las inundaciones súbitas futuras, comentó Zhi Li, el primer autor del estudio de 2022.

El patrón se debe a un derretimiento más veloz de la nieve y la nieve que se derrite a inicios del año, mencionó Li. Las regiones en latitudes más altas podrían experimentar más inundaciones de “lluvia sobre nieve” como las que surgieron por todo el Parque Nacional de Yellowstone en junio.

© 2022 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.