Afectados por fuga de amoniaco en el Istmo de Oaxaca retienen a edil

JUCHITÁN, Oax., diciembre 28 (EL UNIVERSAL).- Unos 300 pobladores de la comunidad de Donají, molestos porque desde el 9 de diciembre pasado persiste la fuga de amoniaco en un ducto que atraviesa la zona, retuvieron este miércoles a nueve funcionarios de Petróleos Mexicanos (Pemex) y de los gobiernos estatal y municipal, incluyendo a la alcaldesa de Matías Romero, Obdulia García López (Morena).

El agente municipal de Donají, Rafael Castillejos Fuentes, explicó que este día funcionarios de Pemex y de las autoridades estatales y municipales sostenían una reunión con los habitantes de esa comunidad afectada con la fuga de amoniaco para analizar los acuerdos de la asamblea del 14 de diciembre, cuando parte de la población cerró las puertas de salón y no los dejaron salir.

La molestia de la población se acrecentó en la mañana de este miércoles, luego que volvió a presentarse el irritante olor del amoniaco y una comisión de los pobladores acudió al sitio de la fuga y documentó, mediante un video, que la fuga persiste, aunque de menor intensidad; no obstante, remarcaron que el ducto dañado no está plenamente cubierto de tierra.

El agente municipal de Donají, Rafael Castillejos Fuentes, en el municipio de Matías Romero, dijo que la comunidad reclama una mesa de diálogo con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador y con el gobernador de Oaxaca, Salomón Jara Cruz, para que sepan lo que está ocurriendo con la fuga de amoniaco.

"Los paisanos están molestos, tan molestos que también a mí me retuvieron", explicó en una entrevista telefónica y añadió que la población exige la inmediata reparación de la fuga de amoniaco y la revisión de las condiciones físicas de los ductos que pasan en la zona norte del Istmo y que transportan petróleo crudo, gasolina y amoniaco desde Veracruz a Salina Cruz, Oaxaca.

Durante un breve encuentro que sostuvieron el 14 de diciembre pasado con funcionarios de Pemex, los pobladores entregaron una serie de peticiones, entre ellas la verificación de los ductos y el pago de las pérdidas, pues la gente dejó de vender, no fue a trabajar a la ordeña de las vacas.

También exigieron el pago por las pérdidas ambientales; no obstante, la empresa petrolera les dijo que no puede cubrir esos daños.

Como resultado de la fuga de amoniaco, pobladores de Donají, Tolosita, Juno y José María Morelos y Pavón abandonaron sus viviendas durante dos semanas y se albergaron en la población vecina de Palomares, donde se habilitaron unos tres albergues más casas particulares, bajo el frío y la lluvia.

Entre los funcionarios retenidos está el representante de Pemex en la zona, Francisco Javier García, la presidenta municipal de Matías Romero, Obdulia García López, así como enviados de la Secretaría de Gobierno de Oaxaca (Segego) y personal municipal de Protección Civil, así como el agente municipal de Donají.

Cerca de las dos de la tarde, una comisión de Donají se trasladó otra vez al punto de la fuga, donde los pobladores pidieron al encargado de la reparación del ducto que acuda a la asamblea en la que fueron retenidos los funcionarios y explique a qué horas o cuándo sellarán la tubería y hasta entonces liberarán a las personas retenidas.

Mientras que en un comunicado difundido horas antes, el agente municipal de Donají dio a conocer que, de acuerdo con personal de Pemex, "por trabajos de sellado del ducto se realizó el día de ayer un desfogue controlado y en base a qué el líquido se impregna en la superficie con la temperatura que hay el día de hoy se siente ligero aroma".