¿De qué manera afecta a la Argentina el Decreto de Bolsonaro por el que protestó Scioli?

iProfesional
·3  min de lectura

El embajador en Brasil, Daniel Scioli, expresó su "profunda preocupación y rechazo" al decreto del presidente Jair Bolsonaro que habilitó en forma permanente cuotas de importación de 750 toneladas de trigo sin aranceles para cualquier país fuera del Mercosur, lo cual afecta a las exportaciones argentinas.

"Esta medida, que hasta 2020 era de carácter excepcional, afecta severamente al Mercosur", dijo Scioli mediante las redes sociales.

El exvicepresidente, quien desde su llegada a la Embajada Argentina fue el encargado de acercar posiciones entre Buenos Aires y Brasilia, se refirió a la entrada en vigor del decreto 10.557 firmado por Bolsonaro y los ministros de Economía, Paulo Guedes, y de Agricultura, Tereza Cristina Dias.

qdsa
qdsa

Bolsonaro habilitó en forma permanente cuotas de importación de 750 toneladas de trigo sin aranceles para cualquier país

Polémica

El decreto autoriza en forma permanente y con cupo la compra de trigo sin aranceles a otros países que no sean del Mercosur. Rige desde el último primero de enero y quienes tallan en el negocio cerealero, lo unen a la pérdida de confianza de Argentina como proveedor, a raíz del freno, aunque sea temporario, de las exportaciones de maíz..

"Se habilitó una cuota de importación mínima, de forma permanente, de 750.000 toneladas anuales de trigo de países de fuera del Mercosur, con un arancel de importación del 0%, un beneficio reservado a países del bloque", argumentó Scioli.

El trigo, recordó, representa el 15% del monto total de las exportaciones de Argentina hacia Brasil y es uno de los tres principales productos exportados. Segundo día del paro del campo: presiones para extender la medida de fuerza El trigo argentino ha llegado a constituir el 90% de las compras del cereal de los brasileños.

La medida se conoce en pleno conflicto del sector agropecuario con el gobierno por el cierre parcial de las exportaciones de maíz y mientras se atraviesa un nuevo cese de comercialización de granos definido por tres de las cuatro entidades que conforman la Mesa de Enlace, entre ellas CRA, Sociedad Rural y Federación Agraria.

El trigo ha crecido exponencialmente su producción desde el último gobierno kirchnerista, cuando incluso se llegó a importar trigo para abastecer el mercado local frente a la escases de producción local. En la actualidad se producen alrededor de 20 millones de toneladas de este cereal y Brasil es destino emblemático para este grano.

Principal vendedor

Argentina es el principal vendedor de trigo a Brasil. El año pasado suplió el 90% de sus necesidades. Y hay que considerar que no es la primera vez que Brasil abre su mercado de trigo a países que no pertenecen al Mercosur.

Hay quienes están en ese negocio lo relacionan con el cierre de las exportaciones de maíz decidido por Argentina el último 30 de diciembre. El trigo que Brasil importará será el de Estados Unidos, mayoritariamente.

Así, la suspensión hasta marzo del registro de exportación de maíz genera un costo alto en términos de confiabilidad al margen de las suspicacias y la relación tirante entre el gobierno de Bolsonaro con la Casa Rosada.

En el punto III de la Resolución denominada GECEX 135/20 de la Cámara de Comercio Exterior brasileña dispone que a partir del 1º enero 2021 se reduce a cero de las alícuotas del trigo en grano de terceros países ajenos al Mercosur y con un volumen de hasta 750 mil toneladas.

Y la Resolución aclara que las importaciones provenientes de países con los cuales Brasil tenga acuerdos comerciales que establezcan el libre comercio del trigo, no podrán beneficiarse de dicha cuota. Es una clara alusión a la Argentina.