Las aerolíneas bolivianas piden un crédito de 100 millones de dólares para evitar quiebras

La Paz, 17 jun (EFE).- El parón por la pandemia de la COVID-19 ha puesto en emergencia a la Asociación de Líneas Aéreas de Bolivia (ALA), que este miércoles advirtió del riesgo de quiebra de los operadores nacionales y presentó una propuesta de medidas urgentes como un crédito estatal por 100 millones de dólares.

"Si no se reactiva la aviación civil en el país, la aviación comercial también, creo que el país puede tener problemas muy serios. Nos vamos a volver dependientes absolutos de líneas aéreas extranjeras y de países vecinos", aseguró el presidente de ALA, Jorge Valle, en rueda de prensa en La Paz.

El Gobierno interino del país anunció en marzo pasado el cierre de su espacio aéreo para vuelos comerciales nacionales e internacionales por la emergencia sanitaria, aunque esta medida se hizo flexible a principios de junio en algunas rutas locales con las operaciones de la estatal Boliviana de Aviación (BoA).

Sin embargo, varias empresas privadas del sector aeronáutico han reclamado por apoyo estatal tras el parón de casi tres meses, que ha colocado a sus administraciones al borde de una quiebra definitiva, explicó Valle.

Algunas de las demandas están relacionadas a la solicitud de una financiación de 100 millones de dólares para capital de operaciones en favor de la empresas del sector, la rebaja hasta el 50 por ciento del combustible para aviación y facilidades impositivas, entre otras, de acuerdo a un comunicado de la entidad.

Valle precisó que ese financiamiento puede ser un crédito que "tendría que ser a largo plazo y con condiciones blandas", además aplicable a un tiempo razonable.

"Las líneas aéreas ya no pueden esperar nada, las líneas debieran estar operando, pero sabemos que es imposible en este momento", apuntó Valle.

ALA también reclama para que las autoridades se pronuncien sobre una "fecha aproximada" para el inicio de operaciones internacionales, con la finalidad de "activar acciones de planificación y comercialización".

Sobre esto, el ministro interino de Obras Públicas, Iván Arias, señaló a los medios que "desde julio, de repente" se podrían abrir los vuelos internacionales, aunque esto dependerá de que se levanten las restricciones aéreas en varios países de la región.

Hace algunos días, la directiva de la empresa Amaszonas se pronunció sobre los efectos económicos de la paralización de vuelos durante la pandemia y reclamó el apoyo del Estado boliviano.

También trabajadores y familiares de la estatal BoA y la privada Ecojet se manifestaron a principios de mes en reclamo de los salarios adeudados en los últimos meses.

Recientemente, un decreto presidencial dispuso un desembolso de 4,3 millones de dólares para atender la crisis en BoA afectada por la paralización de sus operaciones durante la pandemia de la COVID-19.

(c) Agencia EFE