Advierten polarización entre países ricos y pobres en Cop27 de Egipto

AP - Altaf Qadri

La conferencia de Naciones Unidas sobre el clima tendrá lugar este año en Egipto. El país africano, junto con otros países en desarrollo, quiere poner en el centro de las negociaciones la cuestión de las pérdidas y daños. Pero este punto de las negociaciones climáticas provoca reticencias entre los países más industrializados, ya que implicaría reparaciones económicas a los países más vulnerables al cambio climático.

Fue un golpe mediático y al mismo tiempo un grito desesperado. Durante la última conferencia climática en Glasgow, el ministro de relaciones exteriores de otro archipiélago del Pacífico, las islas Tuvalu, grabó un mensaje con los pies en el agua para concientizar a las delegaciones del mundo sobre la amenaza existencial que representa la subida del nivel del océano en su país.

Y es que el calentamiento global, producto de las excesivas emisiones de CO2 y otros gases con efecto invernadero, causa dos fenómenos: la dilatación del océano, y el derretimiento glaciar provocando el incremento global del nivel del agua.

En 2016, investigadores australianos reportaron que el nivel del mar en las Islas Salomón había subido alrededor de 10 mm por año durante las dos últimas dos décadas. La cifra parece mínima, pero la erosión y la subida de las aguas sumergieron cinco islas del archipiélago del Pacífico que tiene territorios a nivel del mar.

A lo largo de las conferencias climáticas, sin embargo, la temática se ha convertido en la manzana de la discordia entre países ricos y pobres.

Egipto que preside este año las negociaciones climáticas quiere insistir justamente en el capítulo de pérdidas y daños.


Leer más sobre RFI Español