Advierten de daños permanentes al oído por sonidos fuertes

Puebla, 3 Jul. (Notimex).- Con una intensidad de 110 decibeles o más, el ruido puede afectar de manera irreversible al oído humano, al grado de provocar sordera total, advirtió Coral García Serrano, otorrinolaringóloga del Hospital General Regional número 36 “San Alejandro” del IMSS Puebla.

Mencionó que el ruido ambiental se ha convertido en un contaminante importante ya que se puede perder la audición por los ruidos más perjudiciales como los ocasionados por el tránsito intenso, los aeropuertos, las fábricas, los vendedores ambulantes, los antros y el uso de audífonos para los MP3 o los Ipod.

La especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) expuso que el oído se constituye por tres partes: el oído externo, que es el pabellón de la oreja, el conducto auditivo externo y la membrana timpánica que divide lo que es la parte externa del oído con la parte media del oído.

La parte media del oído es donde se encuentra una cadena de huesecillos, que son los que transmiten el sonido y el oído interno, compuesto por pequeñas células que son destruidas cuando el ruido es muy intenso.

Cuando una persona se expone a ruidos fuertes puede sufrir un problema en el oído interno al desencadenar un trauma acústico, que es una lesión producida por la exposición del ruido causando cierto grado de sordera, que no puede recuperarse por completo, por lo que el daño se torna permanente.

El ruido más peligroso se identifica cuando éste hace que duelan los oídos o produce zumbidos, por ello, la otorrinolaringóloga recomienda que al acudir a un antro, a una fiesta o a un concierto, se debe evitar colocarse cerca de las bocinas, bajar el volumen a la radio y la televisión, y si es necesario estar en un lugar con mucho ruido, usar tapones auditivos y evitar producir ruidos innecesarios.

“Lo recomendable para evitar un daño acústico es no sobrepasar los 70 decibeles; cuando el sonido que escuchamos llega a superar los 110 decibeles estamos en la posibilidad de sufrir un daño a nivel del oído interno”, indicó.

La doctora recomendó que si la persona se encuentra trabajando en un ambiente ruidoso, cada seis meses se realice una audiometría para poder cuantificar los posibles daños al oído.

García Serrano mencionó que el tratamiento de las lesiones por sonidos intensos es a través de la colocación de amplificadores, es decir, aparatos para sordera.

NTX/AGB/VGT/GVG

Cargando...