Advierten que hay pocos chicos vacunados para enfrentar el brote de ómicron

·7  min de lectura
Vacunación infantil hoy en el estadio de River Plate
Ignacio Sánchez

De los casi seis millones de chicos de entre 3 y 11 años que hay en el país, apenas el 45% enfrenta la explosiva ola de contagios que se vive por estas horas con esquema completo de vacunación. Y el 72% recibió al menos una dosis, según surge de los datos del Monitor de Vacunas del Ministerio de Salud de la Nación y del Comité de Infectología de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP). Por esta razón, el aumento de casos e internaciones pediátricas en los últimos días en todo el país preocupa a los especialistas. No por que la variante ómicron esté afectando de forma diferencial a los más chicos, sino porque se trata de la población más insuficientemente vacunada, es decir con menos recursos para hacer frente a la tercera ola.

“Frente a ómicron, la vacunación con dos dosis ofrece una protección de apenas el 35%. Significa que hay una gran cantidad de chicos que al no tener ninguna dosis o al tener solo una están enfrentando la suba de contagios con menos recursos que el resto de la población. También en los adolescentes el nivel de cobertura es bajo y debería incrementarse rápidamente en los próximos días”, apunta el infectólogo Eduardo López, consultor del Gobierno y especialista del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez.

Ayer, la jefa de Gabinete del Ministerio de Salud de la Nación, Sonia Tarragona admitió durante una entrevista con Urbana Play sobre un incremento exponencial de contagios en los chicos de entre 3 y 11 años. “Se está notando un crecimiento más grande en esos grupos. Es tan rápido y tan vertiginoso el crecimiento que todavía no tenemos una conclusión”, dijo. Y vinculó el crecimiento de casos al bajo nivel de vacunación de esa población. También el director del Hospital Garrahan confirmó un aumento en la cantidad de internaciones, por lo que se debió abrir una tercera sala de cuidados intensivos Covid-19. Muchos de los pacientes en ese sector ya estaban internados por alguna otra patología y debieron ser aislados al confirmarse que además tenía Covid.

Covid: qué medicamentos no se deben tomar si uno está contagiado

“Los casos en pediatría aumentaron porque estamos ante un tremendo aumento de casos. Hoy son el 8,5% de los casos diagnosticados”, asegura Analía Rearte, directora nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud de la Nacion. “En esta tercera ola, el grupo que más aumentó fue el de los que tienen entre 20 y 40 años. No se vio un mayor impacto al esperado en niños que cuando hay un aumento generalizado de casos. En cuanto a internaciones, pediatría tuvo un aumento de casos moderados, no de pacientes en terapia. Hay que entender que esto recién está empezando y hay que ver cómo evoluciona. Pero está dentro del aumento por estar en una población con una incidencia altísima de casos”, agrega.

En cuanto a la vacunación de los menores de 12 años, desde el Ministerio de Salud reconocen el atraso. “Es uno de los grupos de edad que más tenemos que trabajar. Esta semana tendremos reuniones con la Sociedad Argentina de Pediatría, porque ellos también están viendo esta necesidad. Nos falta ese empujón para que este grupo de edad levante las coberturas. Es uno de nuestros principales focos ahora. Nos esperan varias semanas de trabajo duro”, dice Rearte.

Vacunacion  de niños mayores de tres años en Boca juniors
Ignacio Sánchez


Boca juniors se sumó como posta de vacunación para los mayores de 3 años (Ignacio Sánchez/)

Durante las últimas dos semanas de diciembre, los contagios entre menores de 18 años aumentaron por encima del promedio de los aumentos de los mayores de 18, según surge de un análisis de los datos hecho por LA NACION DATA, sobre los contagios reportados por el Ministerio de Salud de la Nación. La anteúltima semana del año se reportaron 7471 casos de menores de 18 años y 72.984 casos de mayores. La proporción era 9,3% de los casos contra 90,7%. Significa que los casos pediátricos crecieron un 7% más que los de los adultos. En la última semana del año se confirmaron 21.251 casos en menores, es decir tres veces más que la semana anterior y 182.769 adultos (un crecimiento de 2,5). La proporción pasó a ser 10,4% de contagiados menores de edad y 89,6%, mayores. El aumento de casos pediátricos de esa última semana fue del 34% por encima del crecimiento de los contagios en la población adulta. Esto, porque los casos pediátricos aumentaron 184% y los contagios de adultos, 150%. Cabe resaltar que la carga de casos de la base del Ministerio puede estar demorada, se advierte.

El mismo análisis hecho durante los últimos dos meses del año, había apuntado un aumento promedio de 52% en los casos en la población general. En ese mismo período los casos en menores de edad habían crecido por debajo del promedio, 45% y los de mayores de edad un 54%.

Patologías previas

“Estamos trabajando en permanente contacto con los especialistas del comité en las distintas provincias y podemos decir que ómicron no se está comportando de manera diferente en la población infantil que en la población general. Sin embargo, al aumentar los contagios y ser la población menos vacunada, el impacto podría ser distinto”, apunta Gabriela Tapponnier, jefa del Comité de Infectología de la Sociedad Argentina de Pediatría e infectóloga del Hospital Posadas. “Sobre todo, los niños que hoy están siendo internados en terapias intensivas con cuadros de Covid son principalmente chicos que tienen alguna patología previa. Y que lamentablemente muchos no recibieron el esquema completo de tres dosis que se prevé para ellos”, agrega.

Hoy, según los datos del Monitor de Vacunas, apenas 2635 chicos de entre 3 y 11 años recibieron el esquema completo más la dosis de refuerzo por ser grupo de riesgo.

“La vacunación pediátrica está muy demorada y esto está impactando en la población infantil. En Estados Unidos se vio un aumento de casos en menores de 5 años, que es justamente la edad de corte de la vacuna en ese país. No sabemos si ómicron afecta de distinta manera a los niños, es muy reciente. Pareciera que se comporta de la misma forma que las variantes anteriores. Sin embargo, al aumentar los contagios tiene un mayor alcance y genera un mayor impacto en la población menos vacunada”, explica Roberto Debbag, presidente de la Sociedad Argentina de Infectología Pediátrica.

Para la vacunación pediátrica se usa Sinopharm
Ignacio Sánchez


Para la vacunación pediátrica se usa Sinopharm (Ignacio Sánchez/)

“La confianza que uno debe generar en los padres, con buenas vacunas y un sistema sanitario confiable se quebró desde el comienzo. La campaña de vacunación infantil tuvo dos desaciertos muy importantes que minaron la confianza de los padres e hicieron que muchos decidieran esperar. Se dio una recomendación muy basada en datos que nunca se terminaron de mostrar, sobre eficacia e inmuniogenidad. Tampoco se presentaron claramente ante la sociedad las credenciales de seguridad. Por otra parte, cuando se conoció que la Argentina era el primer país que la estaba aplicando, porque en China todavía no se había comenzado con ese grupo etario, también dañó la confianza. Y hoy tenemos a la mitad de los padres que, aunque confían en las otras vacunas, todavía no vacunaron a los hijos menores”, agrega Debbag.

Hoy, según los datos del Monitor de Vacunación, en el país hay 4.318.384 chicos de entre 3 y 11 años, sobre una población de 6 millones, que recibió al menos una dosis (72%). De, ellos, 2.717.413, es decir el 45%, ya recibieron la segunda dosis. Pero las tasas y el ritmo de vacunación cayeron enormemente desde diciembre.

En los adolescentes, el panorama es similar. “La realidad es que el aumento de los casos en general, en la comunidad va a aparejar un aumento de casos en niños. Como se viene viendo en otras variantes, el niño se contagia con una fuente de un adulto. Y esta variante está afectando muy fuertemente a la población de entre 20 y 40 años, que también tiene deficiencia en la vacuna, como muchos de ellos son los padres de esta generación de niños, va a generar un aumento a la larga de los contagios en los pacientes pediátricos”, apunta Tapponnier.

“Además, si dejamos a esta población no vacunada o insuficientemente vacunada, estamos dejando a un grupo muy grande en el que puede seguir apareciendo variantes”, agrega.

“Por el momento, no está demostrado que esta variante afecte más a los niños que a otros grupos, pero si no están vacunados puede ser que afecte más. Los datos siguen siendo muy preliminares para poder establecerlo de todas formas”, apunta López.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.