Advierten que existen basurales a cielo abierto en más de la mitad de los municipios bonaerenses

LA NACION

LA PLATA.- En 74 municipios bonaerenses -es decir, más de la mitad del total de distritos provinciales- existen basurales a cielo abierto, sin planes de remediación. Cada uno de estos predios ocupa unos 90.000 metros cuadrados. Entre todos suman una superficie equivalente a dos estadios de River.

Cada uno de estos basurales está en promedio a dos kilómetros de la zona urbana de la ciudad, a tres kilómetros de la escuela más cercana y a cuatro kilómetros del Palacio Municipal -y, por lo tanto, de los centros comerciales- de las localidades donde están emplazados.

Así surge de un informe elaborado por la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, que advirtió sobre el peligro de la quema constante de basura en áreas tan cercanas a los centros urbanos.

Los basurales fueron identificados en 25 de Mayo, 9 de Julio, Alberti, Arrecifes, Ayacucho, Azul, Bahía Blanca, Balcarce, Benito Juárez, Bolívar, Bragado, Capitán Sarmiento, Carmen de Areco, Patagones, Chascomús, Chivilcoy, Colón, Coronel Dorrego, Daireaux, Dolores, Exaltación de la Cruz, General Alvear, General Belgrano, General Lamadrid, General Pueyrredón, General Villegas, González Chaves, Junín, Laprida y Las Flores.

También se identificaron en Lincoln, Lobería, Lobos, Maipú, Marcos Paz, Miramar, Navarro, Necochea, Olavarría, Pehuajó, Pergamino, Pigüé, Pringles, Rojas, Saliquelló, Salto, San Andrés de Giles, San Antonio de Areco, San Miguel del Monte, San Nicolás, San Pedro, Suipacha, Tandil, Tapalqué, Tornquist, Tres Arroyos, Vedia, Zárate, Luján, San Cayetano, Tres Lomas, Ramallo, Monte Hermoso, General Arenales, Coronel Suárez, Cañuelas, Villa Gesell, La Costa, Baradero, Chacabuco, Mercedes, General Viamonte, Hipólito Yrigoyen y General Pinto.

"Uno de los datos más alarmantes es que en siete de cada 10 basurales a cielo abierto se producen quemas. Esto demuestra que no hay un cambio en el paradigma de considerar el residuo como un recurso, para no verlo como un problema ambiental, sino como una oportunidad, lo que implica que estos depósitos se transformen en un foco de contaminación y un riesgo sanitario para la población", aseguró el defensor del Pueblo bonaerense, Guido Lorenzino.

En la mayoría de los casos, como en el basural de 25 de Mayo, al lado del cementerio municipal, se producen quemas periódicas. En cambio, en otros casos minoritarios, como en el basural de Daireaux, hay plantas de tratamiento y no se producen quemas.

El funcionario informó que "en los municipios evaluados se genera más de un millón de toneladas de basura por año que van a parar a estos basurales a cielo abierto, por lo que eliminarlos tiene que ser una prioridad para el Gobierno".

A diferencia de lo que sucede en los distritos en los que funciona la Ceamse, donde el Estado tiene una política respecto a qué destino dar a la basura, en el resto de la provincia no se evidencia un patrón común para el tratamiento de los residuos -dijo el defensor del Pueblo-, por lo que en los distritos analizados se produce una problemática cuya solución se encuentra fuera del alcance de un presupuesto municipal.

La defensoría, en manos de un exdiputado peronista, está desarrollando una plataforma interactiva en la que se podrán volcar denuncias por medio de fotos y videos, que permitirán elaborar un mapa definitivo y actualizado de dónde se encuentran los basurales a cielo abierto en todo el territorio bonaerense.

"Los basurales a cielo abierto son un drama", admitió el titular del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible, (OPDS) Rodrigo Aybar.

El funcionarios admitió que en un censo realizado el año pasado se identificó 91 basurales, incluidos los del área metropolitana. La provincia comenzó a trabajar para sanear 4 basurales - en San Vicente, Azu, Junín y Balcarce.

Es un trabajo lento. "Los municipios deben involucrarse: muchos hacen consorcios regionales para darle un destino sustentable a sus residuos", opinó el titular del organismo provincial.