Advierte experto sobre comunidades de Huntington en el norte del país

Por Yoseline Arredondo. Enviada

Cancún, Q. Roo, 8 Mar (Notimex).- En el norte del país existen diversas comunidades de pacientes con la enfermedad de Huntington relegadas de la sociedad y sin acceso a servicios médicos, las cuales crecen cada vez más porque practican endogamia, señaló el neurólogo Carlos Pla Casamitjana.

Durante el evento Aexpertos 2020, realizado en Cancún, Quintana Roo, el especialista explicó que dicho padecimiento tiene un gran impacto en la sociedad debido a que los síntomas son muy escandalosos.

“Estos pacientes son excluidos y relegados porque sufren de movimientos anormales e incontrolables como bailar, les da demencia, se vuelven pueriles, impulsivos e hiperexuales”, refirió.

Debido a esta exclusión, explicó, no se conoce la prevalencia o incidencia de Huntington en el país, pues “incluso hay zonas en donde desgraciadamente por la cuestión del narcotráfico no se puede acceder a ellas”.

Estas comunidades se encuentran en los estados de Nuevo León, Chihuahua y algunas zonas en el bajío. Al igual, aunque de menor tamaño, existen algunas en Chiapas y Tabasco, en tanto que fuera del país, hay en Venezuela, Perú y Brasil.

El gerente médico de neurociencias en Roche México, señaló que estos pacientes tardan varios años para tener una fase presintomatica, sin embargo, aunque no haya signos, el cerebro comienza a tener alteraciones degenerativas desde el principio.

“La nurodegeneración predice al diagnostico clínico, (pues) el cerebro se comienza a hacer chiquito como en la esclerosis múltiple y entonces se vuelve disfuncional. (…) Es una enfermedad neurológica devastadora, que afecta a una buena población; se necesita un manejo interdisciplinario y un diagnostico temprano”, apuntó.

De acuerdo con los últimos datos del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía "Manuel Velasco Suárez”, se cree que en México existen alrededor de ocho mil personas con enfermedad de Huntington.

Sin embargo, indica que las estadísticas exactas son difíciles de obtener no solo porque el país no cuenta con la infraestructura para llevar a cabo estos censos, sino porque es difícil de diagnosticar y muchas personas optan por esconder a sus familiares con este padecimiento.

-Fin de nota-

 

NTX/YAC