Adrogué: “Velé por la salud espiritual de los chicos”, dijo el cura que logró continuar una misa que la Policía quiso suspender

·3  min de lectura
El momento en que la policía bonaerense interrumpe la ceremonia religiosa en Adrogué
Captura

Un grupo de padres y niños celebraba al aire libre una misa de Primera Comunión en Adrogué cuando un grupo de efectivos de la Policía de la provincia de Buenos Aires irrumpió en el predio para suspender la conmemoración religiosa en el marco de las medidas de restricciones por la pandemia del coronavirus. El Padre Guillermo Robles le puso paños fríos a la situación y logró que la ceremonia prosiguiera. “Estos chicos tenían que tomar la comunión, yo sabía que si o sí tenía que terminar, lo que me preocupó es qué les quedaría a ellos de este día”, dijo el sacerdote a LN+.

“No sé quién asesora ahí, nunca muestran un grupo de expertos”, dijo Axel Kicillof sobre el gobierno de la Ciudad

El grupo al que se dirigía el cura constaba de unos 10 niños de otra parroquia que se habían quedado sin tomar la comunión el año pasado, y sus familias. Robles aclaró que los policías “fueron amables” y que él les explicó que se cumplía con el aforo requerido de acuerdo con el decreto emitido por el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, explicó en diálogo con Más Mañana, por LN+.

Cuando el sábado último se desarrollaba la ceremonia, dos uniformados se acercaron al patio de una Parroquia de Temperley, en el predio de los Scouts en Adrogué, municipio bonaerense de Almirante Brown, para desactivar el encuentro. Ante la inquietud de los presentes, el cura les explicó a los uniformados que estaba realizando la ceremonia de acuerdo al DNU.

“Yo el día anterior me había bajado el DNU que dice que el aforo debe ser del 30% en un lugar al aire libre. Y este predio es privado, es de la parroquia, y entran unas 500 personas. Acá estaban los 10 chicos y sus familias, pero yo no puedo estar en la peurta viendo cuánta gente hay, pero no llegamos a 120″, relató Robles.

“Yo sabía que tenía que terminar la misa, porque una vez que se comienza se tiene que finalizar”, explicó y aclaró: “Los policías fueron muy gentiles. La gente primero los silbó, pero después se fueron y terminamos la misa tranquilamente”.

LN+
LN+


LN+

Consultado sobre qué sintió en ese momento al ser interrumpido por los policías, cuando en muchos lugares no se cumplen las restricciones, dijo: “Estoy agradecido con la policía porque no fueron patoteros. No lo vi como un tema personal a la Iglesia, creo que el policía vino mandado, no era un tema de él”.

Por otra parte, dijo que su preocupación pasó por cómo tomarían los niños ese momento. “Yo pensé más en los chicos en lo que les quedaría de ese día y por eso para continuar la misa dije ´bueno, nos concentramos en Jesús´, y les dije, ´con esto que pasó no se van a olvidar de este día´, medio en broma, concluyó Robles.

Coronavirus: Mar del Plata sigue en fase 3, con clases presenciales pero sin cines ni gimnasios

La explicación oficial

En las imágenes por las redes sociales se ve a niños y a sus familias que utilizan barbijos y que están ubicados con cierta distancia social. Ante la consulta de LA NACION, desde el ministerio de Seguridad que encabeza Sergio Berni indicaron que los oficiales fueron comisionados al lugar luego de haber recibido llamados al 911 por el evento.

En el texto del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) (Decreto 287/2021) que firmó el presidente Alberto Fernández, el artículo 16 hace alusión a las actividades suspendidas y sus excepciones. Allí se aclara que “todo tipo de eventos culturales, sociales, recreativos y religiosos en lugares cerrados que impliquen concurrencia de personas” quedan suspendidos, “salvo que funcionen al aire libre”. Desde el Gobierno bonaerense aclararon que para este tipo de encuentros rige el mismo límite que para las reuniones sociales, con un máximo de 10 personas.