Adrián LeBarón llama a superar las diferencias

BAVISPE, Son., enero 12 (EL UNIVERSAL).- "Ofrezco a los mexicanos las cenizas de mi hija (Ronhita), que se vayan a todo México y recuerden esta masacre", aseguró Adrián LeBarón, tomando un puño de cenizas y tierra en el mismo lugar donde fue asesinada junto con sus hijos el pasado 4 de noviembre.

En la brecha que lleva de la Mora a Chihuahua, rodeado de la Sierra alta sonorense, LeBarón pidió superar las diferencias y unirse para reclamar justicia.

En el camino de terracería, que todavía está acordonado con cintas amarilla, que está cubierto con lona negra Adrián la levanta y se veo el hierro fundido de la camioneta, Brayan LeBarón llevo tres coronas de flores en memoria de las tres familias asesinadas.

Luego Brayan pidió guarde un minuto de silencio.

Antes su tío Adrián LeBarón convocó a toda la ciudadanía a que sumen a la marcha del 23 de enero de la Paloma de la Paz en Cuernavaca, Morelos, a la ciudad de México, en recuerdo a los 20 niños que quedaron huérfanos del ataque.

"Vine aquí, a donde calcinaron a mi hija, a informar al país, a los medios, Y a las cenizas de mi hija y de mis nietos que la justicia está caminando, y que con ellos buscamos justicia para el país. Viene una marcha importante, y quiero que me vayan a dar mil abrazos a mí y vamos a sacar el dolor y demostrar que somos un solo México", expresó visiblemente emocionado.